Público
Público

Un atentado político agrava la crisis de la epidemia en Haití

Tres personas mueren en el ataque contra la comitiva de Jude Celestin, delfín de Préval y candidato oficialista a las elecciones

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La violencia política acechaba la campaña presidencial haitiana desde hacía semanas. Hasta que por fin este lunes se hizo presente llevándose por delante la vida de tres personas. Un grupo de seguidores del candidato Charles Henri Baker, líder del partido Respè, atacó la caravana electoral de Jude Celestin, el candidato oficialista elegido a dedo por el presidente René Préval, entre otras cosas por ser su yerno. La emboscada, definida como un atentado por los portavoces del hombre más poderoso del país, se produjo en Beaumont, al sur de la isla, tras un mitin.

'Hicieron añicos las ventanas de nuestros vehículos, pero no consiguieron herir a nuestro candidato', relató el senador John Laveaud, mano derecha de Celestin, el político que dirige el Centro Nacional de Equipos (CNE), compañía que maneja los fondos de la reconstrucción nacional. En el grupo rival, sin embargo, acusan a los oficialistas de repeler a tiro limpio la lluvia de botellasy piedras que cayó sobre el yerno de Préval, gran favorito junto a la opositora Mirlande Manigat, para pasar a segunda vuelta electoral.

Celestin es también quien maneja los fondos de la reconstrucción

'Nos esperábamos un ataque de los opositores', confesó ayer a Público Bemodel Airdam, portavoz oficialista, en su sede de campaña en la capital, que se mantenía bajo estrecha vigilancia, 'pero nos sorprendió la contundencia y el peligro con el que actuaron'.

La policía y el Consejo Electoral Provisional han abierto sendas investigaciones para aclarar el ataque. La ONU también analiza desde hace semanas las denuncias de los rivales de Préval, al que acusan de repartir armas entre sus hombres por todo el país.

Pocos minutos después de suceder los hechos, una oleada de pánico recorrió los campamentos de refugiados de la capital. Las noticias eran confusas, incluso se comentaba que Celestin había caído bajo las balas de sus enemigos. Los opositores le acusan desde hace meses de enriquecimiento ilícito. Su designación como candidato fue toda una sorpresa, ya que el partido de la Inité gubernamental contaba con Jacques Alexis, ex primer ministro de Préval, para llevarlo hasta el sillón presidencial. El vuelco de última hora situó a Alexis en la barricada contraria. Es uno de los 17 rivales que se enfrentarán a Celestin el próximo domingo.

Las condiciones para un estallido de violencia son inmejorables, tanto como lo eran para la propagación del cólera. A los tradicionales derramamientos de sangre hay que añadir el desbordante volcán social que ruge en las entrañas de Haití: Puerto Príncipe es una ciudad destrozada por un terremoto en medio de una epidemia de cólera que ya se ha cobrado en todo el país la vida de 1.415 personas. Nadie sabe a ciencia cierta quién podrá votar, porque no existen censos actualizados tras los 300.000 muertos del terremoto. El pucherazo electoral, más que una hipótesis, es una posibilidad demasiado cercana.

Varias barricadas se levantaron en la ciudad de Miragoane para protestar contra la designación 'fraudulenta' de los presidentes de mesa. Más al norte, grupos de disconformes atacaron y saquearon oficinas electorales. Les acusan de trabajar para Préval. En Haití jamás se ha celebrado una segunda vuelta, pese a que no se obtuviera el 50% más un voto en la primera. La tradición política marca que quien gana, impone su ley.

El pucherazo es, más que una hipótesis, una posibilidad cercana

Pero en esta ocasión, la candidata centrista Manigat, ex primera dama presidencial, parte con ventaja en las encuestas gracias a la honradez esgrimida en su vida política, muy alejada de las acusaciones que se lanzan contra Celestin, el hombre fuerte del país, cuyo rostro ha invadido paredes y postes. El tercer candidato, que sube como la espuma por el apoyo que tiene entre los más jóvenes, es Michel Martelly, cantante de la tradicional komba haitiana. 'El Gobierno está detrás de la desestabilización, que le conviene a Préval', señaló el candidato a Público. 'No hay condiciones para celebrar elecciones'.

Sweet Mickey, como es conocido el más antisistema de los candidatos, está dispuesto a dar la sorpresa el domingo, día en el que también se renovará un tercio del Senado y el nuevo Congreso. A Martelly no le importaría volver a enseñar su culo a Préval, aunque esta vez sea de forma metafórica. Ya lo hizo, durante un concierto, en el pasado carnaval.