Público
Público

Un atentado suicida en Damasco descabeza al régimen de Asad

Una explosión en el edificio de la Seguridad Nacional en Damasco mata al ministro del Interior, al de Defensa y a Asef Shawkat, viceministro, cuñado de Al Asad y jefe de la represión. Además hay otros dos altos oficiales fal

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un potente atentado en el edificio de Seguridad Nacional de Damasco durante la reunión del gabinete de crisis sirio ha puesto de rodillas al régimen de Bashar al Asad. En la explosión han fallecido cinco altos cargos militares y de Inteligencia y varios resultaron heridos de gravedad. Entre los muertos se encuentran el ministro de Defensa, Daud Rajha, y el cuñado de Asad y viceministro de Defensa, Assef Shawkat, lo que ha provocado que la cúpula militar del régimen quedara descabezada por completo.

Posteriormente, la televisión estatal confirmó que el ministro de Interior, Mohamed Shaar, el general Hasan Turkmani y el responsable de Inteligencia, Hafez Makhlouf, habían fallecido también en el hospital a consecuencia de las heridas. El jefe de la Inteligencia, Hisham Bekhtyar se encontraría en estado crítico.

Fuentes de la Seguridad siria citadas por la agencia AFP, aseguraron que el autor del atentado habría sido un suicida cargado con un cinturón de explosivos. Algunos medios hablan de que se podría tratar de uno de los guardaespaldas de Asad, aunque la cadena qatarí Al Yazira informó a mediodía de otra versión distinta. Algunos informes hablan de que no se trató de un atentado suicida sino que la carga explosiva habría sido instalada con anterioridad en la sala de reuniones.

Las mismas fuentes citadas por AFP aseguraron que Asad no se encontraba en la sala de reuniones en el momento del estallido. Por el momento el dictador no ha hecho ningún tipo de declaración.

'Este es el volcán del que estábamos hablando, acaba de empezar', dijo el portavoz del FSA Qasam Saadedine a la agencia Reuters.  

La muerte de Shawkat toca de lleno la línea de flotación del régimen. El cuñado de Asad ha sido una pieza crucial durante los últimos meses de represión y se le considera el responsable de numerosas matanzas al haber estado coordinando las operaciones y bombardeos del Ejército.

'El que piense que atacando a algunos comandantes puede torcer el brazo de Siria es un iluso' dicen las Fuerzas Armadas

Mientras, el régimen reaccionó a la muerte de Rajha nombrando inmediatamente a su sucesor.  El general Fahad Jassim Al Freij se hará cargo del Ministerio de Defensa y según Reuters habría decidido convoar ya desde mañana a los militares en la reserva para tratar de frenar el asalto de los rebeldes.

En un comunicado, las Fuerzas Armadas culparon del ataque a grupos 'contratados' desde el extranjero y aseguraron que están 'más concentrados que nunca en combatir todas las formas de terrorismo y cortar la mano de todo el que amenace a la seguridad nacional'. 'El que piense que atacando a algunos comandantes puede torcer el brazo de Siria es un iluso'.

La violencia no ha hecho sino encenderse aún más en Damasco a raíz del atentado. Varias explosiones golpearon la capital en los minutos posteriores, una de ellas en el cuartel de la brigada de la que era responsable el cuñado de Asad.

Los canales árabes de televisión han mostrado duros enfrentamientos entre rebeldes y fuerzas leales a Asad por las calles de diversos barrios de la capital, en lo que parece una espiral de violencia de difícil solución ya. Según Reuters el Ejército está usando los helicópteros para ametrallar y bombardear los barrios de Midan, Batan, Asuad y Jobar.

Se esperaba que esta tarde tuviera lugar una votación en el Consejo de Seguridad de la ONU que debía decidir si sancionar o no al régimen, aunque por el momento, el enviado especial Kofi Annan ha solicitado que se retrase hasta que se analice en profundidad la situación generada tras el ataque. 

Desde el domingo las fuerzas rebeldes y el Ejército de Asad han estado librando fuertes combates en muchos barrios de la ciudad. Esta mañana los opositores al régimen consiguieron llegar hasta una zona cercana al Palacio Presidencial del dictador, una de las zonas más fortificadas de Siria, lo que lleva a pensar que la situación actual en la capital es insostenible. Los Comités locales llegaron a afirmar horas después del ataque que se están produciendo nuevas deserciones masivas en las Fuerzas del régimen. En concreto, hablaron de 60 soldados en Homs, según informa Reuters. 

Además del atentado, esta mañana fue atacado un cuartel militar cercano al Palacio del Pueblo, un enorme complejo de estilo soviético que domina la extensa capital desde el distrito occidental de Dummar, recibió el fuego rebelde a partir de las 7.30 horas de la mañana (una hora antes en la Península), según los testimonio de activistas y residentes.

'Podía escuchar el ruido de armas pequeñas disparando y el sonido de las explosiones procedente del cuartel fue haciéndose cada vez más fuerte', explicó Yasmine --quien trabaja como arquitecto-- por teléfono desde el barrio de Dummar. Las imágenes de vídeo transmitidas por los activistas mostraron el cuartel en llamas durante la noche, al parecer como resultado de un ataque de morteros, aunque los residentes de la zona que vieron el fuego no escucharon las explosiones de ese ataque.

Dummar es una zona blindada que alberga numerosas instalaciones auxiliares para el Palacio Presidencial y el cuartel atacado está ubicado a unos pocos cientos de metros de la propia residencia de Al Asad. Durante la noche también se libraron combates en barrios del sur de la capital como Asali, Qadam, Hajar al-Aswad y Tadamun, fundamentalmente distritos habitados por suníes y que acogen también refugiados palestinos. Al Asad y la élite dominante en Siria pertenece a la minoritaria secta alauí, una escisión del islam que mantiene el poder en Siria desde el golpe de Estado de 1963.