Público
Público

Igualdad Atreverse a quitarse el velo en Irán: la lucha de las mujeres contra los ayatolás

El ejemplo de una mujer que ha estado un mes detenida por quitarse el hiyab en plena calle se ha extendido por el país: al menos otras tres han hecho lo mismo en los últimos días. Dos de ellas han sido detenisa

Publicidad
Media: 4
Votos: 1

Vida Movahedi, el día que se quitó el velo en plena calle. | Twitter.

El pasado 27 de diciembre de 2017, hace apenas poco más de un mes, una mujer fue detenida en Irán por quitarse el velo o hiyab en plena calle en protesta contra el férreo código de vestimenta vigente en el país desde la Revolución Islámica de 1979. Lo hizo un día antes de que empezara la ola de protestas que dejó más de 20 muertos en el país. Nada se sabía de esta pionera, que se había convertido en un símbolo en todo el mundo de la lucha por la liberación de la mujer en Irán. 

Tras anunciarse su liberación, se ha conocido por fin su identidad: se llama Vida Movahedi, tiene 31 años y dos hijos pequeños. Hasta ayer, Movahedi era conocida en las redes como "la chica de Enghelab" y ahora se ha convertido en un ejemplo a seguir por decenas de mujeres que, como ella, se están atreviendo a romper con las leyes del régimen iraní que coartan sus libertades: el pasado lunes al menos tres mujeres se atrevieron a quitarse el velo en plena calle, exactamente en el mismo lugar y de la misma manera en el que lo hizo Movahedi: subida una caja de electricidad en pleno centro de Teherán y sujetando el velo con un palo.

En medio de la multitud, sostenía su hiyab con un palo. “Eso no ha detenido a muchas otras mujeres valientes en diferentes ciudades como Shiraz, Bojnoor o Isfahan, que también tomaron las calles para protestar”, escribe la periodista iraní y activista de los derechos de las mujeres en su Twitter, Masih Alinejad.De las tres mujeres al menos dos han sido detenidas, según han afirmado varias activistas en y abogados de derechos humanos en las redes sociales. 

Según el corresponsal del diario El Mundo en Teherán, "en las zonas más liberales del país, las iraníes ponen a prueba la normativa a diario cubriéndose el cabello con bufandas delgadas, o usando prendas ajustadas de todos oscuros, especialmente de noche". Hay algunas que se quitan el velo cuando están en el coche. 

"Desde que tenemos siete años nos obligan a llevar hiyab", la periodista iraní y activista de los derechos de las mujeres Masih Alinejad.  A través de su cuenta de Twitter, Alinejad afirma que la represión "no ha detenido a muchas otras mujeres valientes en diferentes ciudades como Shiraz, Bojnoor o Isfahan, que también tomaron las calles para protestar".

El camino aún es largo, pero algo parecer moverse en Irán, donde un grupo de activistas y pioneras impulsa a través de estos gestos valientes un incipiente movimiento de liberación de la mujer en el país.