Publicado: 02.04.2014 07:34 |Actualizado: 02.04.2014 07:34

Aumentan a seis las personas fallecidas a causa del terremoto de 8,2 grados en el norte de Chile

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Un terremoto de magnitud 8,3 en la escala de Ritcher ha sacudido el extremo norte de Chile y ha dejado seis víctimas mortales, por aplastamiento y ataque cardíaco. Debido al intenso seísmo, el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) ha dictado "alerta de tsunami", aunque más tarde la Administración Nacional de Océanos y Atmósfera de Estados Unidos canceló esa alerta, aunque mantiene un aviso para Hawai.

El centro sismológico de Estados Unidos (USGS) también ha elevado la magnitud del terremoto hasta los 8,3 grados en la escala Richter y la Oficina Nacional de Emergencias (Onemi) de Chile ha solicitado la evacuación preventiva de la zona costera de las regiones de Arica y Parinacota y de Tarapacá.

Unas 900.000 personas fueron evacuadas hacia zonas altas de las ciudades tras confirmarse la alerta de tsunami, con un comportamiento que el ministro Peñailillo calificó de ejemplar, por el orden y tranquilidad con que se desarrolló la operación.

La orden de evacuación se extendió a las localidades costeras de todo Chile y adicionalmente, las autoridades decretaron en las mismas la suspensión de clases para este martes. Pasadas las 06.30 horas de hoy (09.30 GMT), el Servicio Hidrográfico y Oceanográfico de la Armada (SHOA) chilena levantó la alarma de tsunami en las últimas seis localidades en que se mantuvo durante toda la noche: Arica, Pisagua, Iquique, Patache, Tocopilla y Mejillones.

El SHOA, no obstante, advirtió de que en esos puntos del norte de Chile el nivel medio del mar puede sufrir variaciones por varias horas más y las personas y las embarcaciones que realicen actividades en el mar podrían verse afectadas por las corrientes.

Unas 350 reclusas de la cárcel de mujeres de Iquique se fugaron durante el sismo y según la policía, sólo algunas decenas habían sido detenidas o regresaron voluntariamente al penal durante la noche.

La presidenta del país, Michele Bachelet, ha decretado el estado de catástrofe en estas tres regiones, las más afectadas. La mandataria chilena ha valorado la "rapidez" con la que han operado los organismos de emergencia. "La alerta de tsunami fue dada con prontitud y hemos visto una evacuación ordenada de las personas, que han colaborado desde el primer momento", ha apostillado Bachelet.

Por su parte, el director de la Onemi, Ricardo Toro, declaró que once hospitales situados en zonas del norte susceptibles de verse afectadas por inundaciones fueron evacuados, si bien volverán a operar cuando dentro de unas horas se levante la alerta de tsunami.

Empresas de transporte de pasajeros han suspendido el servicio en los recorridos situados en el litoral chileno, en tanto que las clases han sido cerradas este miércoles en los centros educativos de las regiones de Aria y Parinacota, las más dañadas. Asimismo, las centrales eléctricas de Tarapacá, Mejillones y Antofagasta no se encuentran operativas, y la mitad de la ciudad de Aria, en la frontera con Perú, se encuentra sin suministro eléctrico. Las autoridades también informaron de que efectivos militares apoyan a las fuerzas policiales en la vigilancia de las ciudades de Arica e Iquique para resguardar el orden público y evitar saqueos.

 

El terremoto se ha registrado a las 20.46 horas (hora local) y tuvo epicentro en el mar, 85 kilómetros al suroeste de la localidad de Cuya. Asimismo, el Servicio Geológico de Estados Unidos ha añadido que el seísmo fue muy superficial, a sólo 6,2 millas (unos 10 kilómetros) debajo del lecho marino. Entre tanto, el Sistema Nacional de Alarma de Maremotos (SNAM) ha señalado que la ola generada por el violento sismo habría llegado a la zona de Pisagua, con olas de entre 1,5 metros y 2 metros de altura, y se espera que vaya llegando al resto de zonas costeras en cuestión de horas.

"Un terremoto de esta magnitud tiene el potencial de generar un tsunami destructivo que puede golpear las costas cerca del epicentro en cuestión de minutos y las costas más distantes en cuestión de horas", según ha advertido el Centro de Alerta de Tsunamis del Pacífico, que ha extendido la alerta a toda la costa del Pacífico de Latinoamérica. Este organismo ha insistido en que podría ser una amenaza para las costas más distantes y pide a las autoridades que tomen las medidas apropiadas en respuesta a esta posibilidad, según ha informado la agencia Reuters.

A través de Twitter, las fuerzas policiales chilenas han pedido a los ciudadanos que "ante las réplicas, conserven la calma y continúen con la evacuación tal como está programado", unas recomendaciones similares a las que realiza el Ministerio de Obras Públicas: "Si está en la costa diríjase hacia Zonas de Seguridad ubicadas en altura. Evacue a pie. Regrese solo cuando la autoridad lo indique".

El 27 de febrero de 2010, bajo el mandato de la recién reelegida Bachelet, un seísmo de 8,8 grados de magnitud azotó con fuerza las regiones de Valparaíso, Santiago, O'Higgins, Maule, Biobío y La Araucanía, dejando 525 muertos, 23 desaparecidos y dos millones de damnificados, lo que supone el diez por ciento de la población chilena. Las víctimas llevaron a los tribunales a los altos cargos de los servicios de emergencia de la época por infravalorar la amenaza de tsunami, lo que provocó que la población permaneciera en las zonas bajas, donde sufrió el envite del mar con resultados devastadores. En un principio, los tribunales chilenos incluyeron en la investigación a la entonces presidenta del país, aunque finalmente la sacaron de la causa.