Publicado: 17.07.2016 10:47 |Actualizado: 17.07.2016 10:57

El autor de la matanza de Niza examinó el lugar con su camión dos
días antes

"El terrorismo formará parte de nuestro día a día durante mucho tiempo", afirma Manuel Valls frente a quienes critican al Gobierno francés por una presunta falta de seguridad.

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
Varios gendarmes patrullan por el Paseo de los Ingleses de Niza tras su reapertura. / EFE

Varios gendarmes patrullan por el Paseo de los Ingleses de Niza tras su reapertura. / EFE

MADRID.— Mohamed Bouhlel, el autor de la masacre que el pasado jueves costó la vida a al menos 84 personas en Niza, reconoció el escenario de la tragedia, el paseo de los Ingleses de la ciudad, dos días antes de perpetrarla, según reveló este sábado la radio Europe 1.

Al volante del camión que había alquilado el pasado lunes en una empresa de una localidad cercana, Bouhlel pasó por el paseo marítimo el martes y el miércoles, antes de cometer la masacre el jueves, según se desprende de las cámaras de vídeo-vigilancia de la ciudad, señala la emisora.



Al volante del camión que había alquilado días antes, Bouhlel recorrió el paseo marítimo durante el martes y el miércoles, antes de cometer la masacre el jueves, según se desprende de las cámaras de vídeo-vigilancia de la ciudad, señala la emisora.

Las cámaras de Niza —la ciudad de Francia que más posee este tipo de aparatos—grabaron cómo el autor del crimen se fijaba con atención en ciertos detalles del paseo en sus viajes de reconocimiento.

Estos nuevos detalles de la investigación que van saliendo poco a poco a la luz, coinciden con la detención de dos nuevas personas relacionadas con el entorno de Bouhlel, lo que ya eleva a siete el número total de detenidos. 

Los investigadores tratan de determinar el perfil del criminal, para lo que hoy detuvieron a dos personas de su entorno, un hombre y una mujer que están siendo interrogados, al igual que los cinco arrestados los días previos, incluida su ex mujer. Otros testigos, cientos según algunos medios, han sido igualmente interrogados.

Ausente de los ficheros de yihadistas de los servicios de inteligencia franceses, Bouhlel se radicalizó de forma muy rápida, según reconoció ayer el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve.

Estas actuaciones se producen en medio de las críticas al Gobierno y al ministerio del Interior franceses por la presunta falta de seguridad en el país. Ante estas críticas, el Gobierno galo ha anunciado que reforzará la presencia de las fuerzas de seguridad en todo el territorio, según anunció el sábado el ministro del Interior, Bernard Cazeneuve, quien instó a "todos los franceses patriotas" a unirse a la reserva operacional de la Gendarmería y la Policía.

"Vamos a reforzar la presencia de las fuerzas de seguridad en todo el país conforme a las instrucciones del presidente", explicó el ministro al presentar las medidas adoptadas. 

Cazeneuve explicó que en la actualidad hay 100.000 personas movilizadas, de las cuales 53.000 son policías, 36.000 gendarmes y 10.000 militares. 

Para aumentar la capacidad máxima, se ha decidido llamar a la reserva operacional de las fuerzas de seguridad, lo que permitirá a los prefectos tener a su disposición unos 12.000 efectivos adicionales —9.000 gendarmes y 3.000 policías—.

El ministro recordó que el nivel de amenaza sigue siendo "extremadamente elevado" y apuntó que los militares desplegados en el marco de la operación Sentinelle se dedicarán principalmente a vigilar las fronteras y custodiar los eventos culturales previstos este verano.

Respuesta de Valls

En ese sentido, y también como respuesta a las críticas, el primer ministro francés, Manuel Valls, advirtió este mismo domimngo de que "el terrorismo formará parte de nuestro día a día durante mucho tiempo", pero se mostró convencido de que este combate puede ganarse, aunque vaya a ser largo y provocar más víctimas inocentes.

"Seamos claros. La amenaza terrorista es una cuestión central, duradera", dijo en una entrevista en el diario Le Journal du Dimanche tres días después del ataque en Niza

Valls destacó que ese tipo de atentados, cometidos de forma individual y sin medios destacables, son los más difíciles de anticipar. "La amenaza cambia de forma", dijo el jefe del Gobierno, que recordó que las fuerzas del orden "trabajan día y noche" para intentar impedirlos.

El autor de la masacre de Niza, reivindicada después por el grupo yihadista Estado Islámico (EI), era Mohamed Bouhlel, un tunecino de 31 años que se había radicalizado recientemente y muy rápido.  Valls destacó que esa reivindicación y su rápida radicalización "confirman el carácter islamista de este ataque", que se produjo durante las celebraciones de la Fiesta Nacional gala.

El jefe del Ejecutivo insistió en que "el riesgo cero no existe" y lamentó la actitud de ciertos líderes de la oposición en Francia, que creen que el ataque se podría haber impedido si se hubieran dispuesto más medios. Decir eso, según Valls, "es mentir a nuestros conciudadanos y no haber entendido para nada la naturaleza del desafío que tenemos ante nosotros".

El primer ministro apuntó que todo debate es legítimo pero que esa reacción le sigue el juego a los terroristas, y advirtió de que va a ser necesario acostumbrarse a la amenaza y responder a ella "a través de la unidad nacional".

Etiquetas