Publicado: 17.04.2014 17:27 |Actualizado: 17.04.2014 17:27

Las autoridades nigerianas aseguran que sólo han sido liberadas 20 de las 129 niñas secuestradas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las autoridades del estado de Borno, en el noreste de Nigeria, han asegurado que sólo han sido liberadas 20 de las 129 estudiantes que fueron secuestradas por milicianos de la secta islamista Boko Haram el pasado lunes.

Las Fuerzas Armadas nigerianas aseguraron el miércoles que todas las estudiantes, de edades comprendidas entre los 15 y los 18 años años, salvo ocho habían sido liberadas en una operación de rescate pero el Gobierno se vio obligado a rectificar esa información horas después, el jueves. "Hasta el momento, hemos visto a 20 estudiantes, muchas de las que escaparon de los secuestradores. La directora de la escuela les ha recibido", ha asegurado, en conversación telefónica con Reuters, el comisionado de Educación de Bono, Inuwa Kubo. "Muchos de los padres están todavía con dolor esperando", ha añadido.

Kubo ha afirmado que las niñas que están libres lograron escaparse y no fueron liberadas por los militares nigerianos. El tío de dos de las adolescentes del colegio de Chibok, en Borno, ha asegurado que la búsqueda todavía continúa. "Dos de mis sobrinas, Laraba y Hauwa, todavía están desaparecidas. 20 niñas de mi aldea siguen desaparecidas", ha explicado por teléfono a Reuters Isaiah Rabo, cuya hija consiguió escapar de los secuestradores.

Kubo ha admitido que no sabe el número exacto de niñas que han sido secuestradas pero ha dicho que cree que eran menos de 129. La secta islamista Boko Haram, que lucha por imponer un estado islámico en Nigeria, está considerada con la principal amenaza a la seguridad en el país.

El secuestro de niñas es una práctica que esta organización extremista, cuyo nombre significa literalmente "La educación occidental está prohibida", ya ha empleado en anteriores ocasiones en 2013. Boko Haram sigue el ejemplo del Ejército de Resistencia del Señor (LRA), de Ugana, que secuestró a miles de niñas en edad escolar para obligarles a ser esclavas sexuales de sus comandantes. El secuestro de estas menores de edad tuvo lugar el mismo día en que un atentado con bomba atribuido a Boko Haram acabó con la vida de 75 personas en una estación de autobuses llena de gente en plena hora punta a las afueras de la capital nigeriana, Abuya.