Público
Público

Las autoridades de Texas recomiendan la evacuación inmediata ante la llegada del 'Ike'

El servicio meteorológico de Estados Unidos alerta de que el huracán será el peor en los últimos 80 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

En algunas zonas de la costa de Texas, los residentes corren riesgo de muerte segura si no evacuan. Ese es el aviso del Centro Nacional de Huracanes de Estados Unidos ante la inminente llegada del huracán 'Ike', que con categoría 3 y vientos sostenidos de 180 kilómetros por hora ha vuelto a reforzarse en el Golfo de México tras asolar de punta a punta la isla de Cuba.

Las carreteras que unen la costa de Texas con el interior del estado registraron etse jueves monumentales atascos, después de que las autoridades recomendaran la evacuación inmediata ante la llegada de 'Ike'. La alerta tanto desde el Gobierno como del Centro de Huracanes y Meteorológico fue tajante: 'Ike' no es una simple tormenta, sino que ocasionará daños como ninguna otra lo ha hecho en los últimos 70 u 80 años. De hecho, el Servicio de Meteorología avisó a la gente que decida quedarse en sus casas en algunas zonas de la costa de Texas de que se enfrentan a una 'muerte segura'.

Aunque 'Ike' es, de momento, una tormenta de categoría dos en la escala que maneja el Centro Nacional de Huracanes, las previsiones apuntan a que se fortalecerá hasta una categoría tres antes de que el ojo del huracán alcance la costa de Texas en la madrugada del sábado. Cuando eso ocurra, 'todos los vecindarios y posiblemente las comunidades costeras estarán inundadas durante los periodos de marea alta'.  Y es que las previsiones sobre los efectos que 'Ike' pueda tener a su paso por Texas son estremecedores: el nivel del mar puede ascender en algunas zonas cercanas a la Bahía de Matagorda hasta los dos metros.

Por ello, las autoridades instaron a los ciudadanos a abandonar sus casas hacia un lugar seguro, ante las previsiones de que 'la mayoría de la zona será inhabitable por semanas, o más', después de que, además de las inundaciones, 'la mayoría de los árboles se partan o sean arrancados de raíz'. Así, Michael Chertoff, secretario del Departamento de Seguridad estadounidense, pidió a la población que 'no se tomen la tormenta a la ligera', porque es 'muy poderosa'.

Al mismo tiempo, el alcalde de Houston, Bill White, intentó convencer a aquellos que, a pesar del peligro, prefieren no irse de sus casas. 'Si pensáis que queréis aguantar cuando se habla de olas de seis metros viniendo hacia vosotros, tenéis que volver a pensarlo', resaltó.

En Cuba la culpa es de los muertos

Hoy viernes, 'Ike' registró vientos de 170 kilómetros por hora, pero se espera que cuando se convierta en categoría tres, los vientos alcancen los 210 kilómetros por hora. En la mañana de este viernes, aún se encontraba a 370 kilómetros del sur de Galveston, Texas, y a 587 kilómetros al este de Corpus Christi (Texas). No obstante, la tormenta no tardará en llegar a Texas.

En Cuba el 'Ike' ha dejado siete muertos, según la Defensa Civil, que culpa a los fallecidos de su deceso por no seguir las instrucciones de las autoridades, según un comunicado divulgado por medios informativos oficiales. Además de los muertos, veinte heridos y más de 200.000 viviendas dañadas o destruidas, 30.000 de ellas destruidas totalmente, así como decenas de miles de hectáreas de cultivo arrasadas y graves destrozos en infraestructuras es la destrucción que ha dejado el 'Ike' a su paso.

Además, los daños de 'Ike' no sólo se apreciarán en calles y casas, sino que también corre peligro la infraestructura de producción petrolera y de gas de la zona, así como los cultivos de cítricos y algodón de Florida y otros estados situados en el Golfo de México.