Público
Público

El aval a las bodas gays divide a la sociedad estadounidense

Miles de personas celebran en California la decisión judicial que legaliza los matrimonios homosexuales. Grupos católicos anuncian que recurrirán la sentencia ante el Supremo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Cuando se enteraron de la noticia, Vanessa Judicpa y María Ydil salieron corriendo hacia el Ayuntamiento de San Francisco (Estados Unidos). No querían perder ni un minuto.

Estas dos estadounidenses de origen filipino llevaban años deseando sellar legalmente su unión y, por fin, pensaron que tenían su oportunidad.

Sólo media hora después de que el juez Vaughn Walker mostrase su intención de dejar sin efecto la Proposición 8, que prohibía desde 2008 los matrimonios entre personas del mismo sexo en el estado de California, la pareja inició los trámites para casarse.

Los partidarios de la Proposición 8 presentarán un recurso pidiendo la suspensión de la medidaPudieron completar todo el papeleo, pero la licencia matrimonial les fue denegada, al menos hasta hoy viernes, día en el que el juez Walker confirmará su decisión después de escuchar las alegaciones de los defensores de la prohibición.

Es bastante probable que los partidarios de la Proposición 8 presenten un recurso pidiendo la suspensión de la medida.

Este pequeño contratiempo no importó a Judicpa e Ydil, de 32 y 31 años, que decidieron celebrar una pequeña ceremonia no oficial en las escaleras del ayuntamiento.

Frente al busto del activista gay Harvey Milk, el reverendo Roland Stringfellow bendijo su unión mientras decenas de testigos les cantaban la popular canción de las Dixie Cups Chapel of Love.'Nuestro amor es legal', afirmó Ydil exultante.

La noticia del aval judicial al matrimonio homosexual corrió como la espuma por West Hollywood, en Los Ángeles, y Castro, en San Francisco, los dos barrios gays más famosos de California, que lo celebraron en las calles hasta altas horas de la madrugada.

'Tengo el teléfono móvil inundado de llamadas', explicó Christian Areckler Miles de personas se unieron a la fiesta.'Tengo el teléfono móvil inundado de llamadas', explicó Christian Areckler. A este argentino de 30 años la noticia le pilló trabajando, y brindó con sus compañeros por el fin de la prohibición.

A pesar de que aún no ha decidido pasar por el altar, Christian se mostró convencido de que la anulación de la Proposición 8 'es un triunfo de los derechos humanos'.

En las 136 páginas de la sentencia, el juez Walker reconoce que ha encontrado al menos 80 hechos y referencias históricas que prueban que 'las parejas del mismo sexo son idénticas a las de diferente sexo'.

Por ello, con un firme 'California no tiene ningún interés en hacer diferencias entre ambos tipos de uniones', el magistrado firmó el epitafio de la prohibición.

Sin embargo, la decisión no ha gustado a todo el mundo. Grupos de católicos han mostrado su desacuerdo y aducen que el juez estaba implicado en el proceso de manera personal. Walker, de 65 años, es abiertamente homosexual, condición que nunca ha escondido desde que fue nombrado en 1989 juez del Distrito Federal de San Francisco por George Bush padre.

'Se han invalidado los votos de más de siete millones de californianos'Para Edward Dolejsi, director ejecutivo de la Conferencia Católica de California, la decisión de Walker 'es errónea desde el punto de vista legal y moral', mientras que para Andy Pugno, abogado encargado de defender la Proposición 8 en el tribunal, 'se han invalidado los votos de más de siete millones de californianos (los que votaron en el referendum de 2008 en contra de las bodas gays) en los que supone un cortocircuito sin precedentes en la historia de la democracia'.

Pugno llevará el caso a la corte de apelaciones, y de ahí pasará al Tribunal Supremo. La decisión del alto tribunal podría demorarse años pero, si se confirma la legalidad del matrimonio homosexual, sentaría un precedente vinculante y de obligado cumplimiento para el resto de estados.

La Casa Blanca emitió un comunicado a favor de la decisión judicial. Del lado de los partidarios, hablaron el gobernador del estado, el republicano Arnold Schwarze-negger, que dijo que la sentencia 'confirma la protección legal completa que todo el mundo se merece'.

El alcalde de Los Ángeles, Antonio Villarraigosa, fue más gráfico al asegurar que 'el sol brilla más, con más intensidad que nunca en el Estado Dorado'.

Legal: Iowa, Washington o Dermon

Sólo seis estados, además de California, permiten los enlaces entre personas del mismo sexo. Las bodas gays son legales en Massachussets, Connecticut, Iowa, Vermont, New Hampshire y Washington DC. En Maryland y Nueva York no se pueden celebrar estos enlaces, pero se reconocen los de otros estados.

Ilegal: en la Constitución

Desde la aprobación en referéndum de la Proposición 8 en California, otras 29 regiones estadounidenses han modificado su constitución estatal para prohibir de manera expresa los matrimonios entre parejas del mismo sexo.

No al altar. La población, en contra

En EEUU viven 600.000 parejas gays, pero la mayoría de los habitantes del país se muestran contrarios a que pasen por el altar. Según una encuesta de Gallup, el 57% de los estadounidenses se opone a la legalización de estos matrimonios, mientras que sólo el 40% los aprueba.

Impulso económico. Un negocio por explotar

Un estudio de la Universidad de California Los Ángeles (UCLA) concluye que estas celebraciones dispararían el volumen de ingresos de las empresas del sector en 700 millones de dólares.