Público
Público

La aviación de al Asad se emplea a fondo en los alrededores de Damasco

Varios bombardeos del ejército regular dejan al menos 30 muertos en la localidad de Muleiha y más de 10 en Muazamiya. La ofensiva del régimen por el extrarradio de la capital se ceba contra blancos civiles

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El régimen sirio continúa con su ofensiva sobre el extrarradio de la capital, Damasco, desde donde grupos rebeldes atacan con morteros y proyectiles caseros objetivos del gobierno. Los aviones de Al-Asad han bombardeado este miércoles una gasolinera en uno de estos reductos insurgentes dejando al menos 30 muertos según Abu Saeed, un activista, a la agencia Reuters.  

'Conté al menos 30 cuerpos. Estaban quemados o desmembrados', dijo Saeed, que llegó a la zona del suburbio de Muleiha, una hora después de que se produjera el ataque, a las 11 hora local. Otro activista, Abu Fouad, dijo que los aviones habían bombardeado la zona cuando llegó un cargamento de combustible, momento en el que una multitud se agolpaba en la estación.

Por otra parte, la agencia EFE habla de más de diez muertos, en su mayoría niños después de que los bombarderos del ejército dejaran caer sus cargas sobre dos panaderías, también en los alrededores de Damasco. Al menos doce personas, todos miembros de la misma familia y nueve de ellos niños, murieron en el bombardeo de una panadería en la localidad de Muazamiya, afirmaron a EFE fuentes opositoras. Sin embargo, El activista Yafar al Jeir, coordinador de la opositora Red Sham, especificó en declaraciones telefónicas que los bombardeos se produjeron contra dos panaderías y no una. Otras fuentes también hablan de borbardeos en barrios residenciales de la misma localidad.

La información que llega desde Siria es confusa y difícilmente verificable, por lo que puede ser que la cifra de  muertos sea mayor.

Lo que sí es claro es que la violencia sigue recrudeciéndose en el país desde que el lunes en las afueras de Damasco, tropas de elite del Gobierno sirio apoyadas por tanques intentaron recapturar el suburbio estratégico de Deraya, en manos de rebeldes, en una de las mayores operaciones militares vistas en el distrito en meses, dijeron activistas de la oposición.

Cinco personas, incluyendo un niño, murieron en el ataque del Ejército según varios activistas. El suburbio pertenece a una serie de distritos musulmanes suníes interconectados que rodean la capital de Siria y ha sido uno de los principales campos de batalla en la revuelta que ya dura 21 meses contra el presidente Bashar al Asad y en el que, según estimaciones, han perdido la vida más de 45.000 personas.

Abu Kinan, otro activista de la oposición, agregó que decenas de miles de civiles escaparon de Daraya durante el asalto del régimen del pasado lunes, pero que unos 5.000 residentes aún permanecían en la zona, junto a cientos de rebeldes. Daraya está localizada cerca de la principal carretera al sur que conecta con la frontera jordana a unos 85 kilómetros de distancia.

Los distritos de Damasco se han convertido en uno de los frentes más importantes de la guerra, ya que los rebeldes esperan llevar el levantamiento a la capital, donde al Asad concentra su poder. A pesar del tímido esfuerzo diplomático por poner fin al conflicto, la oposición se niega a mantener negociaciones de paz a menos que al Asad renuncie al poder. El éxito en el plano militar conseguido en los últimos seis meses ha reforzado su fe en que pueden derrocarlo.