Publicado: 25.03.2014 11:48 |Actualizado: 25.03.2014 11:48

El avión malasio se estrelló en una "aparente misión suicida"

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El vuelo MH370, desaparecido el 8 de marzo cuando cubría el trayecto Kuala Lumpur-Pekín, se estrelló en una zona sur del océano Índico en "una aparente misión suicida", según el diario The Telegraph.

El rotativo británico cita a "fuentes muy cercanas a la investigación" que descartan un fallo técnico o un incendio como posibles causas del fatal desenlace y de que los sistemas de comunicación dejaran de funcionar. Según estas fuentes, un análisis de la ruta del avión demuestra que el rumbo siguió unos parámetros "racionales". Los investigadores defienden que el siniestro fue "un acto deliberado de alguien que iba a bordo que sabía con detalle lo que iba a hacer"aunque reconocen que no saben nada del motivo que le pudo llevar a estrellar el aparato.

Esta información aparece justo un día después de que el Gobierno de Malasia asegurara que el aparato cayó al Índico y que no había ninguna esperanza de encontrar supervivientes. La versión oficial ha provocado el enfado de los familiares de los 154 viajeros chinos del vuelo, que se han manifestado frente a la Embajada de Malasia en Pekín para exigir a su gobierno y a la compañía, Malaysia Airlines, "pruebas fehacientes" sobre el siniestro. Del mismo modo ha respondido el Ejecutivo chino, que ha pedido a las autoridades malasias que aporten toda la información y las pruebas que dispongan.

"Malaysia Airlines ha retrasado las tareas de búsqueda y ha engañado todo el tiempo"

"El Gobierno de Malasia debe basar sus conclusiones en pruebas más reales, no en estudios de satélites. Sin haber recogido ninguna pieza del avión ni haber comprobado nada, el primer ministro malasio debería salir a pedir perdón", explicó un hombre a la agencia Efe que aún aguarda la llegada de su madre, viajera del vuelo. Las familias, que han estado más de dos semanas congregadas en un hotel de la capital china, enfurecieron al suspenderse la sesión informativa que cada mañana organizaban las autoridades malasias sobre los avances de la investigación.

El grupo de familias, formado por unas 200 personas, reniega de la versión oficial malasia, que se basa en nuevos análisis de datos facilitados por satélites, y tacha al Gobierno malasio y a la línea aérea de "mentirosos". "Malaysia Airlines ha retrasado las tareas de búsqueda y ha engañado todo el tiempo. Y el Gobierno de Malasia es el culpable, no se puede confiar en él. Esperamos que Pekín nos ayude a recuperar a nuestros familiares", indicó el padre de uno de los pasajeros del vuelo.

El enfado, la angustia y la desesperación de muchos de ellos llevó a que las autoridades chinas dejaran que protagonizaran una marcha de dos horas que cruzó algunas de las principales vías de la capital, donde el tráfico quedó cortado a su paso. "¡Queremos saber la verdad!", gritaba por un altavoz uno de los familiares, vestido con la misma camiseta blanca que la mayoría del grupo y en la que se podía leer "rezad por el MH370".

La compañía comunicó a las familias la suerte de sus allegados a través de un SMS

La compañía aérea comunicó a las familias la suerte de sus allegados a través de un SMS, en el que la empresa lamentaba "profundamente" que tengan que asumir "más allá de toda duda razonable que el MH370 se ha perdido y que ninguno de los que estaban a bordo ha sobrevivido". "Todos debemos ahora aceptar que todas las pruebas sugieren que el avión se cayó en la zona sur del Índico", indicó Malaysia Airlines en el mensaje. 

En tanto, la Autoridad de Seguridad Marítima de Australia (AMSA) ha anunciado la suspensión de las tareas de búsqueda del avión. Ante ello, China ha pedido a Malasia que prosiga la coordinación de las tareas internacionales de rastreo. "La máxima prioridad sigue siendo la búsqueda, y China continuará haciendo los mayores esfuerzos en este sentido", señaló en rueda de prensa el portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores Hong Lei. Varios buques chinos han llegado este martes a aguas del Índico sur donde satélites de Australia, China y Francia detectaron posibles restos del avión.