Público
Público

Un avión robot de EEUU mata al número tres de Al Qaeda

Mustafá Abu al Yazid murió el 21 de mayo en el ataque de un aparato teledirigido en un pueblo de Pakistán fronterizo con Afganistán. La red terrorista confirma la muerte de su dirigente

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al Qaeda ha confirmado la muerte de su número tres y jefe de operaciones en Afganistán, Mustafá Abu al Yazid, en un ataque de Estados Unidos. El egipcio Yazid, también conocido como el jeque Said al-Masri, falleció junto a su mujer y sus tres hijos en la zona tribal de Pakistán fronteriza con Afganistán tras ser alcanzados por un misil de un avión robot estadounidense. Se trata de un duro golpe para Al Qaeda que pierde al hombre que se encargo de financiar toda la logística necesaria para perpetrar los atentados del 11-S.

La muerte fue confirmada por la organización terrorista a través de un comunicado difundido en Internet. El ejército de Pakistán informó ayer que Yazid murió el 21 de mayo en la provincia de Waziristán Norte. El ataque tuvo por objetivo una casa propiedad de un líder tribal local situada a 25 kilómetros al oeste de Miranshah, la principal ciudad en la provincia de Waziristán Norte, un bastión de Al Qaeda y de los militantes talibanes en la zona próxima a la frontera con Afganistán.

En el ataque también murieron su mujer, sus hijas y su nieto

Ya se había dado por muerto a Yazid en anteriores ocasiones pero se trata de la primera vez que Al Qaeda confirma su fallecimiento. Además del número tres, también murieron su mujer, tres de sus hijas, su nieta y otras personas presentes en el lugar del ataque. Tras el ataque, la inteligencia paquistaní dijo que habían muerto seis talibanes, pero los vecinos del lugar afirmaron entonces que en el ataque del aparato teledirigido perecieron 12 civiles, incluidos cuatro mujeres y cuatro niños. Seis mujeres y dos niños resultaron heridos y fueron tratados en un hospital en Miranshah.

'Le llamaban Mustafá. Su mujer también murió en el ataque', afirmó a Reuters un vecino del lugar que prefirió no facilitar su nombre.

En los últimos meses la CIA ha aumentado la frecuencia de los ataques con aviones no tripulados en la zona. No sólo contra los cabecillas de Al Qaeda y los talibanes. Ahora han ampliado su rango a miembros menos destacados para mermar al máximo la capacidad de los radicales islámicos en la frontera entre Pakistán y Afganistán.

A Yazid ya se le había dado por muerto en varias ocasiones

Philip Alston, el relator especial de Naciones Unidas para las ejecuciones extrajudiciales tiene previsto presentar mañana en Consejo de Derechos Humanos de Ginebra un informe en el que se solicita que deje de ser la CIA quien controle este tipo de ataques y deje la decisión final al ejército de Estados Unidos. Alston afirma que la CIA no da explicaciones cada vez que se produce un ataque en el que resultan muertos civiles.

La baja de Yazid es la más importante que sufre la organización desde que en 2001 Estados Unidos matara en un bombardeo en Afganistán a Mohammed Atef, el comandante militar de Al Qaeda. 'Se trata de una gran pérdida para Al Qaeda, pero en la organización se está produciendo un cambio generacional en el que los nuevos están reemplazando a los viejos', afirmó Rahimulá Yusufzai, un periodista paquistaní experto en la organización dirigida por Osama Bin Laden. 'La capacidad de funcionamiento y de ataque de Al Qaeda ha quedado muy mermada por las bajas sufridas en Afganistán, Paquistán e Irak, pero no hemos apreciado ni un ápice de retroceso en su determinación', añadió Yusufzai.

'En términos de lucha contra el terrorismo, esto supone una gran victoria. Yazid era el jefe de operaciones del grupo, con acceso a toda la dirección desde las finanzas a la preparación de los planes. También era el principal vínculo entre el grupo y Bin Laden y Ayman al Zawahiri', afirmó ayer a Reuters un alto cargo de la Administración estadounidense bajo condición de anonimato.

'Su muerte será una maldición para los infieles', proclama Al Qaeda

La CIA ya había matado con anterioridad a varios de los predecesores de Yazid en el número 3 de Al Qaeda. Al propio Yazid ya se le había dado por muerto en 2008 tras un ataque en Pakistán.

Poco después del atentado suicida contra la base de la CIA en Khost, Afganistán, del pasado diciembre, en el que murieron siete expertos en la lucha contra Al Qaeda, Yazid difundió un comunicado. En él alabó el ataque del agente doble jordanoKhalil Mulal al Balawi y afirmó que el atentado se produjo en venganza por las muertes de una serie de líderes de Al Qaeda atacados por los aviones no tripulados controlados por la CIA.

'Su muerte será una maldición para los infieles durante el resto de su vida. La respuesta será pronto. Eso será suficiente', decía el mensaje emitido por Al Qaeda través de la web.