Publicado: 01.11.2015 16:04 |Actualizado: 01.11.2015 16:32

El avión ruso siniestrado en Egipto "estalló en el aire"

El Comité de Aviación Interestatal de Rusia asegura que la destrucción tuvo lugar en el aire y los fragmentos se desperdigaron por una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados, aunque remarca que "es todavía pronto para sacar conclusiones".

Publicidad
Media: 4.33
Votos: 3
Comentarios:
Vista de los restos del Airbus A321 de la compañía rusa MetroJet siniestrado hoy 31 de octubre de 2015 en la península egipcia del Sinaí, Egipto. Las autoridades egipcias y rusas descartaron la posibilidad de que el vuelo con 224 personas a bordo haya sid

Vista de los restos del Airbus A321 de la compañía rusa MetroJet siniestrado. /EFE

El avión ruso con 224 pasajeros abordo que se estrelló el sábado en la península del Sinaí se destruyó en el aire, informó hoy el Comité de Aviación Interestatal (CAI) de Rusia.

"La destrucción tuvo lugar en el aire y los fragmentos resultaron desperdigados por una superficie de cerca de 20 kilómetros cuadrados", dijo Víctor Sorochenko, director ejecutivo del CAI, a la prensa rusa tras visitar el lugar del accidente.

Con todo, aseguró que "es todavía pronto para sacar conclusiones" sobre las causas de la tragedia aérea, la mayor en la historia de Rusia.



Según testigos oculares, el avión de la aerolínea rusa Kogalimavia (Metrojet), un Airbus A-321, ya ardía en llamas antes de chocar contra la tierra. El antiguo director de la citada compañía, Serguéi Mordvintsev, aseguró hoy que los aparatos de esa clase de la aerolínea nunca habían sufrido problemas técnicos. "El A-321 es un aparato seguro. Durante su período de explotación sus motores nunca experimentaron ningún problema", dijo a la agencia Interfax.

Tanto las autoridades rusas como las egipcias descartaron un posible atentado terrorista como causa del accidente, como ocurriera en el caso del Boeing malayo que fue derribado en 2014 por un misil en el este de Ucrania. Técnicos de ambos países han procedido al análisis de las cajas negras del avión que, según el ministro de Transporte ruso, han sufrido "daños técnicos menores".

Al Sisi pide esperar el resultado de la investigación del accidente

El presidente egipcio, Abdelfatah al Sisi, pidió hoy esperar las conclusiones de las investigaciones sobre el accidente del avión ruso estrellado ayer en la península del Sinaí, en el que murieron 224 personas.

En una comparecencia durante un simposio en El Cairo, Al Sisi subrayó que la investigación "no es fácil" y que Egipto quiere conocer "las causas reales del accidente". "No queremos tener prisa para saber las razones" de lo sucedido, agregó el presidente, tras guardar un minuto de silencio por las víctimas del siniestro.

Al Sisi explicó que ha hablado con su homólogo ruso, Vladímir Putin, y que han acordado "una larga cooperación" para investigar el accidente. Rusia y Egipto han descartado que el avión fuera derribado por un atentado terrorista, después de que la rama local del grupo yihadista Estado Islámico (EI) asegurara ser la responsable de la caída del avión ruso.

Las labores de recuperación de los cadáveres de las víctimas del avión siniestrado prosiguen en el Sinaí, adonde se ha desplazado un equipo de expertos rusos

Las labores de recuperación de los cadáveres de las víctimas del avión siniestrado prosiguen en el Sinaí, adonde se ha desplazado un equipo de expertos rusos. Según un comunicado del Gobierno egipcio, hasta el momento han sido trasladados a El Cairo los cuerpos de 163 de los 224 fallecidos en el accidente del avión de la compañía rusa MetroJet (Kogalymavia).

El fiscal general egipcio, Nabil Ahmed Sadeq, decidió establecer como zonas restringidas aquellas en las que se encuentran restos del avión ruso, a las que prohibió el acceso. Anoche llegaron a Egipto tres aviones rusos con un equipo de investigadores, los ministros de Transporte y para Situaciones de Emergencia, y el máximo responsable de la agencia de aviación civil, Rosaviatsia.

El avión de MetroJet (Kogalymavia) se estrelló ayer media hora después de despegar de la localidad turística de Sharm el Sheij con destino a San Petersburgo. Todos los pasajeros y tripulantes eran rusos, excepto tres ucranianos y un bielorruso, y entre ellos había 25 niños.