Publicado: 09.12.2013 10:35 |Actualizado: 09.12.2013 10:35

Un aviso de bomba obliga a la Policía a evacuar tres estaciones de metro en Kiev

Las tres se encuentran junto a la Plaza de la Independencia, epicentro de las protestas. Manifestantes cortan el paso a varios autobuses de antidisturbios que viajaban a la capital, donde sigue aumentado el número de agentes concentrados

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La policía ucraniana ha evacuado este lunes tres estaciones de metro en el centro de Kiev tras recibir un aviso telefónico de que había una bomba en una de ellas, según la oficina de prensa del metropolitano de la capital ucraniana.

La estaciones afectadas por la medidas son la Kreshátik y la Teatrálnaya, de la línea azul, y la Maidán Nezaleznosti (Plaza de la Independencia), de la línea roja. Los trenes circulan sin detenerse en esas estaciones, que permanecen cerradas el público, mientras artificieros de la policía revisan sus vestíbulos y dependencias en busca de un artefacto explosivo.

Las tres estaciones se encuentran junto a la Plaza de la Independencia de Kiev, convertida en el cuartel general de la oposición, que desde hace casi tres semanas protesta por la decisión del Gobierno de renunciar a la asociación con la Unión Europea.

Los antidisturbios se concentran junto a los edificios oficiales tomados por los manifestantes cuando se cumple el plazo para que los desalojen

El aviso de bomba ha contribuido a elevar la tensión en Ucrania, ya de por sí muy alta. Agentes antidisturbios se han concentrado hoy en las inmediaciones del edificio del Ayuntamiento de Kiev, tomado por activistas de la oposición hace más de una semana.

Varios camiones y autobuses con efectivos del destacamento especial de la policía Berkut han sido desplegados coincidiendo con el fin del plazo que la policía le dio a los manifestantes para desalojar el edificio.

Otros autobuses con efectivos del Ministerio del Interior se encuentran frente a las barricadas levantadas por los manifestantes en otra zona del centro de la capital ucraniana. La oposición tomó el pasado 1 de diciembre el Ayuntamiento y la Casa de los Sindicatos, y además bloquea las labores del Gobierno, la Rada Suprema (Legislativo) y la Administración Presidencial.

En Vasilkiv, a 40 kilómetros de Kiev, activistas opositores han conseguido bloquear la salida de varios autobuses llenos de agentes de Policía que pretendían llegar hasta la capital ucraniana,  según la edición digital el diario Kyiv Post.

Varias unidades de las Fuerzas Especiales de la Policía se dirigen al lugar del incidente para poner fin al bloqueo de autobuses. Taras Berezovets, consultor político y director de la empresa de Comunicación Berta, ha informado en su cuenta de Facebook de que unos 1.500 policías están trasladándose a Vasilkiv para detener la protesta de los activistas frente a los autobuses policiales.

Las barricadas levantadas por los opositores en el centro de Kiev y la nieve prácticamente han paralizado este lunes el tráfico en la capital ucraniana, donde las temperaturas han caído hasta los 5 grados bajo cero.

Los manifestantes tienen previsto reanudar los piquetes junto a edificios públicos este lunes

El partido opositor UDAR (Golpe), que lidera el campeón mundial de boxeo Vitali Klitschkó, se ha disculpado ante los habitantes de Kiev durante la mañana por las "incomodidades" que conlleva el bloqueo de las calles céntricas de la ciudad. "Confiamos en que las incomodidades vinculadas al cierre de calles en el centro de la capital no durarán mucho tiempo y en que las autoridades oigan a su pueblo y sus demandas", se afirma en un declaración de la formación opositora.

La oposición, que ayer congregó a entre cien mil y un millón de personas en la Plaza de la Independencia , en unos de los mayores mítines vistos en Kiev, instaló barricadas y tiendas de campañas en las calles de acceso a barrio gubernamental, que ha amanecido convertido en un paseo peatonal.

Los líderes opositores advirtieron el domingo que las protestas están lejos de terminar. Los manifestantes tienen previsto reanudar los piquetes junto a la sede del Gobierno, la Administración Presidencial, la Fiscalía General y otros edificios públicos este lunes, tras tres semanas de protestas en las que han participado centenares de miles de personas, y que han sido descritas como reivindicaciones sin precedentes desde hace 9 años, cuando tuvo lugar la llamada Revolución Naranja.

La Policía había  advertido de la violencia que podrían generar las últimas manifestaciones, pero no se han notificado incidentes graves durante la madrugada del lunes. La Policía de Kiev ha informado de que hasta esta mañana no había detenido a nadie con motivo del derribo ayer de la única estatua de Vladímir Lenin, el líder de la revolución bolchevique, que quedaba en el centro la ciudad.

El monumento fue derribado por un grupo de manifestantes, algunos de los cuales portaban banderas nacionalistas, que luego arrancaron a martillazos fragmentos de la estatua y se los llevaron como recuerdo. "Hay que abstenerse de acciones incivilizadas. La estatua de Lenin no resuelve nada y su derribo lo único que hace es complicar las negociaciones con otras fuerzas políticas", dijo en el escenario de la Plaza de la Independencia la cantante Ruslana, ganadora de Eurovisión 2004 y activista de las protestas. Según Ruslana, estos actos vandálicos "echan sombras sobre los legítimos propósitos de los ciudadanos de defender sus derechos".

Miembros del partido opositor Alianza Democrática han celebrado este lunes una tumbada frente a la sede de la Fiscalía General ucraniana en Kiev para exigir la liberación de los activistas detenidos en los últimos días por manifestarse el pasado 1 de diciembre ante la Presidencia del país en la capital, ha informado el diario Kyiv Post en su edición digital.

A pesar del intenso frío y la nieve que continúa en las calles, los manifestantes se han tumbado ante la entrada principal de la Fiscalía General y han coreado lemas como "Libertad para los inocentes". La situación en la capital continúa estando tensas por las movilizaciones contra el Gobierno, que a todas luces están aún lejos de concluir.