Publicado: 11.12.2013 16:13 |Actualizado: 11.12.2013 16:13

Bachelet denuncia una "campaña de terror" de la derecha chilena

La exmandataria y principal aspirante a la Presidencia en las elecciones del domingo se enfrenta en un debate con la candidata oficialista Evelyn Mathei

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Las candidatas a la presidencia de Chile, Michelle Bachelet y Evelyn Mathei, evidenciaron la brecha ideológica que las separa durante un debate en el que la expresidenta denunció una "campaña del terror" y la exministra de Sebastián Piñera le criticó lo que hizo en su Gobierno (2006-2010). Bachelet y Matthei compiten este domingo en la segunda vuelta de las elecciones, después de que el pasado 17 de noviembre la exmandataria se quedara a tres puntos de la mayoría absoluta y la candidata de la Alianza obtuviera el 25% en una votación que registró un abstención de más del 50%.

Durante más de dos horas, ambas aspirantes se enfrentaron en un nuevo debate -el cuarto desde que empezó la campaña- en el que podían interpelarse mutuamente. Y así lo hicieron. Matthei, para criticar la manera en que Bachelet manejó la situación tras el terremoto y el tsunami de 2010 y achacarla falta de liderazgo en momentos cruciales. Y Bachelet, para denunciar que el Gobierno y la derecha han descargado contra ella una batería de ataques que calificó de "campaña del terror".

"Las debilidades en la inversión son en parte por el programa de Michelle Bachelet", dijo Matthei haciéndose eco de recientes declaraciones de varios ministros en el sentido de que el programa de Bachelet, que incluye una reforma tributaria y una nueva Constitución, retraerá a los empresarios. Pero la expresidenta le replicó que la actividad económica empezó a caer meses antes de que ella regresara de Nueva York, donde estaba a cargo del organismo ONU Mujeres. "Un ministro de Finanzas debe cuidar siempre la economía. No es real y no corresponde" lo dicho por el titular de Hacienda, Felipe Larraín, manifestó molesta Bachelet.

Más adelante, volvería sobre el tema al calificar de "malintencionado, irresponsable y poco serio" que a cinco días de la elección la Alianza le critique por recibir el sueldo de expresidenta mientras estaba en la ONU. "Esto es un ejemplo de lo que no debe ser la política, pero es que además es falso", afirmó.

Matthei, hija de un general de la Fuerza Aérea de Chile que formó parte de la junta militar tras el golpe de Estado de 1973, defendió algunos aspectos del régimen de Augusto Pinochet, de cuya muerte se cumplieron ayer siete años. "La figura de Pinochet es bien rara, gracias a él no tuvimos guerra con Argentina y se hicieron los primeros programas sociales, pero es difícil apoyar que se cometieran atropellos", reconoció.

En otro momento del debate, la expresidenta se refirió a la propuesta de educación gratuita y de calidad, uno de los ejes de su campaña, para anunciar que los universitarios dejarán de pagar por sus estudios "apenas esté aprobada la reforma tributaria". Esto será en 2014, porque la Nueva Mayoría tiene el respaldo parlamentario suficiente para sacarla adelante, aseguró. Y para el segundo semestre del próximo año Bachelet también confía en presentar el proyecto de la nueva Constitución, aunque reconoció que en este caso aún carece de los votos necesarios.

Matthei aprovechó una de las interpelaciones para acusar a su contendiente de mantener una actitud hostil hacia la Iglesia católica, afirmación que Bachelet rebatió. "Es falsa la campaña de terror que dice que yo voy a sacar las cruces y las biblias de las aulas. En mi Gobierno seguiré haciendo todo para que todas las iglesias tengan los mismos derechos", recalcó.

Para sacudirse la imagen de inmovilismo que la oposición le atribuye, la candidata oficialista aseguró que ella busca "un cambio revolucionario en las cosas que de verdad le preocupan a las personas". Una afirmación que Bachelet calificó de "contradictoria", toda vez que Matthei partió la campaña sosteniendo "que las cosas estaban bien y que no había que hacer cambios".

El debate sirvió para saber que, si es reelegida, Bachelet formará su gabinete sin aceptar presiones de la heterogénea coalición que la apoya, que abarca desde los democristianos hasta los comunistas. Matthei en tanto, cargó contra el poder judicial, para el que ha propuesto crear un órgano de vigilancia. "En muchos no se ha podido combatir la delincuencia por la mano blanda de los jueces", aseguró.

La representante de la Alianza por Chile negó que su candidatura no haya recibido el apoyo que esperaba de su sector político y del Gobierno y restó validez a un reciente comentario del presidente Sebastián Piñera en el que hablaba de que muchos en la derecha se estaban preparando para pasar factura por una eventual derrota. "Las amistades se construyen con dialogo y respeto, no con cuchillos largos", respondió.

El momento de mayor tensión en un debate que por lo demás transcurrió en términos moderados se debió a las criticas de Matthei por una supuesta falta de liderazgo de Bachelet para resolver los problemas causados por la implementación en 2006 del sistema de transporte Transantiago y la situación vivida en las horas y días posteriores al terremoto de 2010. "No es efectivo que supiéramos que iba a haber un tsunami y que no sacáramos las fuerzas armadas a la calle de inmediato" para frenar los saqueos, se defendió Bachelet, quien censuró "el concepto machista de liderazgo" de su contendiente.