Público
Público

Baja participación en las elecciones bosnias

Se trata de las quintas elecciones desde el final de la guerra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Las elecciones generales en Bosnia y Herzegovina están transcurriendo sin incidentes de consideración, pero con una baja participación, que hace prever que el índice de abstención sea muy elevado.

La presidenta del Comité Electoral Nacional, Irena Hadziabdic, indicó que hasta las 11.00 horas local (09.00 GMT), es decir, cuatro horas después de abrir los colegios, apenas un 13,48% de los electores habían acudido a votar en alguno de los 5.269 colegios electorales habilitados.

En la república serbobosnia, uno de los dos entes que conforman el país, la asistencia a las urnas fue incluso menor, del 12,1%, mientras que en el ente musulmano-croata, un 14,1% había acudido a votar poco antes del mediodía local.

Hadziabdic indicó que no se han registrado incidentes y que sólo dos colegios electorales abrieron sus puertas dos horas tarde debido a la falta de material electoral.

Unos 3,1 millones de electores eligen hoy a los tres miembros de la Presidencia colegiada y a los diputados del Parlamento nacional y de los dos entes autónomos: el musulmano-croata y el serbobosnio. Está previsto que los primeros resultados oficiales sobre quién ocupará la Presidencia se anuncien sobre las 20.30 (18.30 GMT), una hora y media después del cierre de los colegios.

Sobre la medianoche local se darán a conocer los datos sobre el resultado electoral para los distintos Parlamentos. Concurren en estos comicios un total de 8.236 candidatos de 39 partidos políticos, 11 coaliciones y 13 aspirantes independientes.

Para los tres puestos (reservados a musulmanes, serbios y croatas) de la Presidencia nacional se presentan 20 candidatos.Un total de 779 observadores locales y otros 485 internacionales supervisan los comicios. Los sondeos de opinión pública no predicen cambios en el poder, ocupado por las fuerzas políticas nacionalistas que desde hace cuatro años casi no han movido al país del punto muerto.

Así, la Unión de los Socialdemócratas Independientes (SNDS) lograría la victoria en el Parlamento de la República Serbia y su líder, Milorad Dodik, se haría con la presidencia de ese ente. Dodik defiende la autonomía del ente serbio y ha amenazado en ocasiones con promover una secesión.

Su máximo rival, el musulmán Haris Silajdzic, revalidaría su cargo como miembro de la Presidencia nacional, desde el que defiende un concepto unitario y más centralizado del país.

Las rígidas posturas de estos dos políticos les han valido popularidad entre los votantes, pero han impedido las reformas necesarias para dotar de más eficacia a los órganos centrales de poder, tal y como exigen la Unión Europea y Estados Unidos.