Público
Público

Ban Ki-moon se despide de la ONU: "Seguid defendiendo a los indefensos"

El secretario general de Naciones Unidas abandona el cargo esta noche, "como la Cenicienta", bromeó. Se ve sí mismo como "la voz de los sin voz".

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en su despedida. EFE/EPA/AMANDA VOISARD / UNITED NATIONS HANDOUT

El secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, en su despedida. EFE/EPA/AMANDA VOISARD / UNITED NATIONS HANDOUT

El secretario general de la ONU, Ban Ki-moon, se despidió hoy de Naciones Unidas con un mensaje en el que destacó que durante su mandato, de diez años, nunca dejó de soñar y siempre trabajó "como una voz de los sin voz".

Ban abandonará el puesto mañana, y su último minuto como secretario general lo pasará como invitado especial en la tradicional ceremonia de fin de año de Times Square.

Pero salió por última vez de la sede de Naciones Unidas, en medio del aplauso del personal de la organización y de muchos embajadores acreditados que se pusieron en fila para despedir al diplomático surcoreano.

En su mensaje, Ban dijo que durante su gestión uno de los principios que guiaron sus acciones fue avanzar en las metas de desarrollo sostenible, en acciones para combatir el cambio climático y en empoderar a mujeres y jóvenes.

"Y nunca rendirme, seguir soñando, seguir creyendo y seguir trabajando duro hasta alcanzar progresos", añadió, así como "defender a los que quedan atrás, para elevar su voz en favor de su dignidad".

"Durante los últimos diez años he estado trabajando como una voz de los sin voz y defensor de los indefensos. Y tenéis que seguir haciéndolo", pidió Ban al personal de Naciones Unidas.

Ban dijo que durante su mandato hizo "miles y miles" de discursos y comentarios, y, aunque ya no tiene "mucho más que decir", sólo quería agregar algo: "Gracias".

El saliente secretario general de la ONU, bromeando, recordó que en el mismo momento en el que participará en el acto de Times Square se quedará sin trabajo, y señaló que comenzaba a sentirse "como la Cenicienta". "Mañana a medianoche, ¡todo cambia!", zanjó.