Público
Público

Sede de la AEM Barcelona, eliminada de la carrera por la Agencia Europea del Medicamento en la primera votación

Ámsterdam ha ganado la sede de la EMA por sorteo tras empatar en la final con Milán.

Publicidad
Media: 4.50
Votos: 2
Comentarios:

La senyera y la bandera española, en lo alto del Palau de la Generalitat, en Barcelona. E.P.

Ámsterdam ha ganado este lunes la sede de la Agencia Europea del Medicamento (EMA) por sorteo, tras empatar en la final con Milán, y la eliminación en la primera ronda de la votación de la ciudad de Barcelona

La candidatura de Barcelona logró trece puntos en esta primera ronda, en la que cada delegación tenía seis puntos a repartir entre sus tres favoritas: con tres, dos y un punto. De hecho, Barcelona quedó con esta puntuación en quinto lugar, por detrás de las tres finalistas, Milán, Ámsterdam y Copenhague, y de Bratislava, que obtuvo 15 puntos. 

En la segunda vuelta, de las tres ciudades que pasaron la primera votación, era Milán la que más apoyos había sumado, con 25 puntos, mientras que Copenhague y Ámsterdam han sumado 20 cada una.

Sin embargo, en la tercera ronda Milán y Ámsterdam empataron, lo que ha obligado a la presidencia estonia a tomar la decisión por sorteo entre las dos. Las reglas para elegir las nuevas sedes de la EMA y de la Autoridad Bancaria Europea (EBA) --ambas dejarán Londres como consecuencia del Brexit en marzo de 2019-- establecen que en caso de empate en la última ronda, la decisión se tomará "por sorteo", introduciendo las papeletas de las finalistas en la urna y sacando una de ellas.

La sede se moverá a la ciudad escogida en 2019, fecha en la que el Brexit se materializará, tras 22 años en Londres.

La decisión recae sobre los países de la UE

La decisión sobre el futuro de la AEM y de la Autoridad Bancaria Europea (ABE), que deberán abandonar Londres por el brexit, recae en los países de la Unión Europea (UE), cuyos representantes celebran este lunes un Consejo de Asuntos Generales en Bruselas en el que votan primero el destino de la Agencia del Medicamento y después el de la Autoridad Bancaria.

Al igual que Barcelona, se han quedado en el camino Atenas, Bonn, Bratislava, Bruselas, Bucarest, Helsinki, Lille, Oporto, Sofía, Estocolmo, Viena y Varsovia, mientras que Zagreb, Dublín y Malta (que no precisó en qué ciudad construiría la posible sede) decidieron retirarse de la carrera.

La Agencia del Medicamento, que Barcelona proponía alojar en la Torre Glòries de esa ciudad, se encarga de supervisar y autorizar la comercialización de fármacos en la UE, tiene 890 empleados y recibe al año la visita de unos 35.000 expertos de la industria.