Público
Público

Barroso decepciona en el primer debate sobre el estado de la Unión

En las dos horas y media que duró el encuentro, hizo repaso de las acciones tomadas por Bruselas para combatir la crisis económica

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

'Este discurso no le pone al nivel de Obama, porque él es elegido y usted no, allí su discurso lo ven 48 millones de personas y aquí tenemos hasta que suplicar para que vengan los diputados'. La frase, del líder eurófobo Nigel Farage, ocasionó en el llamado 'debate sobre el estado de la Unión [Europea]', celebrado ayer por primera vez, uno de los únicos momentos de alboroto.

La cita duró dos horas y media y estaba destinada a ser uno de los grandes debates políticos del otoño europeo, pero José Manuel Durão Barroso, el presidente de la Comisión Europea, no hizo ningún anuncio de envergadura ni replicó a los eurodiputados que le reclamaban su opinión sobre la estrategia de seguridad de Nicolas Sarkozy.

En las dos horas y media que duró el encuentro, Barroso hizo repaso de las acciones tomadas por Bruselas para combatir la crisis económica, a pesar de que la verdadera voz cantante la han llevado los 27 Gobiernos y el Banco Central Europeo.

Barroso tampoco se vio forzado a hacer ninguna gran promesa, ya que su institución tiene un perfil más técnico que político y no depende de una mayoría parlamentaria.

La mesa del Parlamento se planteó sancionar a los diputados ausentesLa mesa del Parlamento, previendo que el debate despertaría escaso interés entre los parlamentarios, se planteó aplicar sanciones a los diputados que no estuvieran en dos de los tres recuentos previstos, pero desechó finalmente la idea.

Al inicio del debate, cuando el presidente de la Eurocámara anunció que no se retiraría parte de su dieta a los ausentes, había cerca de 600 parlamentarios en la sala, una imagen que contrasta con el habitual eco que arropa a Barroso en sus comparecencias en Estrasburgo.