Público
Público

Bashar al Asad decreta una amnistía en Siria que excluye a los rebeldes

La ONU propone el viernes para intentar iniciar una nueva tregua. El régimen califica de "inmorales e ilegales" las sanciones de UE, EEUU y Naciones Unidas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Quedan tres días para la fecha propuesta por la ONU para intentar iniciar en Siria una nueva tregua. El enviado de Naciones Unidas y mediador internacional Lajdar Brahimi pidió el domingo en Damasco un compromiso mínimo de las partes para llevar a cabo la iniciativa. De momento, el régimen de Bashar al Asad ha respondido anunciando una amnistía para los presos encarcelados por delitos cometidos antes de hoy, pero que no incluye a los rebeldes.

No es la primera vez que Al Asad decreta un indulto desde el inicio de la revuelta en Siria en marzo de 2011, ya que en ocasiones anteriores ha ordenado amnistías que beneficiaban solo a aquellos presos que no fueran condenado por delitos de sangre. Esta vez, el anuncio deja claro que excluye a los delitos cometidos por los 'terroristas', término que el régimen utiliza para denominar a los rebeldes. Asimismo, y según ha precisado la televisión siria, la amnistía solo se aplicará a aquellos que se entreguen a las autoridades y no a los que permanezcan fugados. En ningún caso, ninguno de los decretos han venido acompañados de un cese de los ataques.

Durante su reunión con Brahimi, Al Asad afirmó su respaldo a los esfuerzos del mediador y dijo que estaba abierto a cualquier iniciativa que respetara la soberanía de Siria y rechazara las injerencias extranjeras. Sin embargo, sólo ayer murieron decenas de personas tras los intensos bombardeos que las fuerzas del régimen llevaron a cabo en las proximidades de Damasco pese a la presencia en la ciudad de Brahimi. 

La misma capital también se vio sacudida por dos explosiones, según el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), que informó de que un artefacto estalló cerca del edificio de la radio, en el barrio de Rukn al Din, y otro en las proximidades de una sede de los servicios secretos, sin que se confirmaran víctimas.

Sobre el alto el fuego que debería comenzar durante el Eid al Adha o fiesta del Sacrificio, el principal grupo de la oposición armada, el Ejército Libre Sirio (ELS), ha pedido al régimen pasos concretos para dar muestra de sus buenas intenciones. De momento, los duros combates que siguen protagonizando ambas partes en todo el país ponen de manifiesto las dificultades para poder lograr una tregua en apenas tres días.

Por otro lado, el régimen ha calificado de 'inmorales e ilegales' las sanciones impuestas al país por la Unión Europea, Estados Unidos y Naciones Unidas en represalia por la represión de las movilizaciones antigubernamentales y por la muerte de civiles en el conflicto armado, y ha denunciado, en una carta remitida al secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, que los 'primeras afectados' por el embargo son los niños.

La carta es una respuesta al reciente informe de la representante especial de Ban para los derechos de la infancia en conflictos armados, Leila Zerrougui, en el que acusó a las tropas de Al Asad y a los rebeldes de bombardeos, agresiones sexuales y torturas contra niños.