Publicado: 11.07.2016 19:54 |Actualizado: 12.07.2016 07:00

La batalla por Alepo marcará un punto de inflexión en la guerra siria

Después de que el ejército sirio se haya hecho con el control de la única carretera que comunicaba el sector rebelde de Alepo con Turquía, por donde los yihadistas recibían las armas, la pregunta que todos se hacen es si Damasco va a asestar el golpe definitivo en la segunda ciudad del país.

Publicidad
Media: 5
Votos: 5
Comentarios:
Ocho personas fallecieron y más de ochenta resultaron heridas por ataques a barrios residenciales de Alepo. / EFE

Ocho personas fallecieron y más de ochenta resultaron heridas por ataques a barrios residenciales de Alepo. / EFE

JERUSALÉN.– En la última semana se han intensificado los combates en el área de Alepo, que está dividida entre el sector ocupado por los yihadistas y el sector ocupado por el Gobierno de Damasco. Se trata de una batalla que puede tener notables consecuencias para el futuro de Siria puesto que si Alepo Este cae, la situación del presidente Bashar al Assad será mucho más sólida y dominante.

La última batalla se inició el miércoles pasado, cuando las tropas de Damasco avanzaron hasta una posición situada a solo 400 metros de la carretera Castilo, que era la única vía de salida y entrada en el Alepo Este, es decir, por donde los rebeldes recibían suministros y armas saudíes y de la CIA que les llegaban a través de Turquía.

Los rebeldes llevan días tratando denodadamente de expulsar al ejército de esa posición pero hasta ahora no lo han conseguido a pesar de que el Frente al Nusra (Al Qaeda), que lidera a los rebeldes de la zona, ha lanzado una desesperada contraofensiva de diez horas que ha fracasado a causa de la respuesta de la artillería siria y de los bombardeos de la aviación rusa.

Un hecho diplomático significativo que ha tenido lugar este fin de semana ha sido la visita de dos días que ha realizado a Damasco una delegación del Parlamento Europeo encabezada por Javier Couso, eurodiputado de Izquierda Unida y vicepresidente del comité de Exteriores de la cámara, que ha sido recibida por Assad.

“Es lamentable que la UE no abra canales de comunicación con el Gobierno sirio y sí con la oposición”, ha comentado Couso a Público en una conversación telefónica este lunes. “Hemos ido a Damasco a escuchar a las autoridades al máximo nivel, porque la paz no se negocia con los amigos sino con los enemigos y el Gobierno sirio tiene que ser parte de la solución”.

Couso ha observado en los últimos tiempos un “cambio de actitud” en numerosos colegas, “incluidos eurodiputados de la derecha”, que ahora son más “receptivos” a reanudar los contactos con Damasco. Couso ve que ahora el Gobierno de Assad “es más fuerte porque ha recuperado terreno y población” y la gente es consciente de que “prefiere la vida normalizada del régimen al horror del otro lado”.

Precisamente, la semana pasada, citando a medios políticos de Damasco, la prensa árabe reveló que representantes de distintos servicios de inteligencia occidentales, principalmente de Italia pero también de España y de otros países, han iniciado un diálogo con sus homólogos sirios.

El objetivo principal de estos contactos es reanudar la colaboración antiterrorista que tanto preocupa en Europa, pero según los medios citados también se ha hablado de asuntos políticos, habida cuenta que Bruselas ha interrumpido oficialmente todo tipo de contactos y comercio con Siria.



El principal obstáculo para un acercamiento entre Europa y Damasco es Francia, el país que bloquea sistemáticamente cualquier iniciativa en ese sentido. No hay que olvidar que París está haciendo su agosto con la venta de armas a la región, particularmente a Arabia Saudí, y por lo tanto su posición en el conflicto refleja fielmente la posición de Riad.

Volviendo al conflicto armado, este fin de semana han muerto dos pilotos de helicóptero rusos abatidos por los rebeldes, con lo que ya son doce los militares de ese país fallecidos desde el inicio de las operaciones militares rusas en Siria en septiembre pasado.

En el frente de Alepo, los yihadistas están desesperados hasta el punto de que en la noche del sábado al domingo, cuando iniciaron la contraofensiva para recuperar el control de la carretera Castilo, utilizaron seis coches bomba contra el ejército.

Además, el Frente al Nusra y sus aliados han intensificado los bombardeos sobre el sector de Alepo bajo control del ejército causando decenas de muertos civiles. En ese sector residen alrededor de dos millones de personas que realizan una vida relativamente normal, donde los colegios y los comercios están abiertos. En Alepo Este, en cambio, que sigue en poder de los yihadistas, viven entre varias decenas de miles y unas doscientas mil personas.

Si se mantiene el cierre de la carretera Castilo, no está claro cuánto tiempo los rebeldes podrán continuar en Alepo Este, de ahí que lo más lógico es que sigan intentando por todos los medios abrir la carretera y restablecer el suministro de armas.

Distintas informaciones señalan que algunos líderes yihadistas han tratado de abandonar Alepo Este por la carretera Castilo en los últimos días y han muerto en el intento. Estados Unidos no ha hecho por ahora ninguna declaración significativa acerca de la nueva situación que se ha creado en esta ciudad del norte de Siria.

Otra cuestión que está en el aire es qué hará el ejército a partir de ahora. Se sabe que Damasco está amasando tropas en la región de Alepo pero no se sabe si piensa dar el paso de tomar Alepo Este, lo que sin duda significaría un cambio importante en la situación estratégica de este conflicto que se inició en 2011. Hace unos meses el presidente Assad manifestó que esa era su intención.

El alto el fuego que el ejército anunció con motivo del fin del ramadán la semana pasada se sigue observando en distintas zonas del país aunque no afecta al Frente al Nusra ni al Estado Islámico, de ahí que la guerra en Alepo no se haya detenido.