Público
Público

EL BCE planea comprar 50.000 millones de euros de deuda pública al mes

El programa de compra de activos, que durará al menos un año, será debatido en la reunión de la entidad monetaria europea que tendrá lugar mañana. Los mercados, expectantes

Publicidad
Media: 1
Votos: 1
Comentarios:

Fotografía que muestra el símbolo del Euro reflejado en una ventana junto al letrero luminoso de un teléfono de emergencia, en Fráncfort, Alemania. EFE

MADRID/BERLÍN.- El Banco Central Europeo (BCE) anunciará mañana previsiblemente un programa de compra de activos, que incluirá deuda soberana, con el que destinará alrededor de 50.000 millones de euros mensuales a la adquisición de estos activos y tendrá una duración de al menos un año, según Wall Street Journal

Fuentes conocedoras del programa aseguraron al periódico que el Comité Ejecutivo del BCE se reunió el pasado martes para diseñar esta propuesta que será la base sobre la que negociarán los 25 miembros del Consejo de Gobierno este jueves.

La cantidad final destinada a la compra de activos y los detalles del programa podrían cambiar después de la reunión de este jueves


Las fuentes de Wall Street Journal recalcaron que la cantidad final destinada a la compra de activos y los detalles del programa podrían cambiar después del debate que tendrán todos los miembros del Consejo de Gobierno en la primera reunión de política monetaria del año.

Sin embargo, la propuesta del Comité Ejecutivo indica que el BCE podría actuar de una forma más agresiva de la que los mercados financieros estaban esperando.

Las previsiones entre los analistas se han centrado recientemente en la posibilidad de que el BCE ponga en marcha un programa de compra de activos por valor de alrededor de 500.000 millones de euros, pero esta propuesta sugiere que las compras alcanzarán como mínimo los 600.000 millones de euros.

Un portavoz del Banco Central Europeo rehusó comentar esta información publicada por Wall Street Journal. La medida, que sería un paso más en la lucha contra las tendencias deflacionarias que ya ha llevado a los tipos de interés a mínimos históricos, tiene tanto sus promotores como sus críticos.

Los mercados, pendientes de los detalles finales

La medida, que sería un paso más en la lucha contra las tendencias deflacionarias que ya ha llevado a los tipos de interés a mínimos históricos, tiene tanto sus promotores como sus críticos. Entre los últimos, destacan los representantes de las aseguradoras, que ya se enfrentan a problemas debido a los bajos intereses.

"Con ello se rompería un tabú, sería un paso fatal en medio de una política monetaria ya extremadamente expansiva", dijo Torsten Utech, encargado de finanzas en la aseguradora Generali en Alemania.

También los bancos alemanes, en un comunicado conjunto, advirtieron en contra de un paso que se considera inminente y dijeron que con él el BCE "dispararía prematuramente su último cartucho".

"Con ello se rompería un tabú, sería un paso fatal en medio de una política monetaria extremadamente expansiva", dijo el encargado de finanzas en la aseguradora Generali en Alemania.

Sin embargo, muchos actores del mercado ya han incluido en sus cálculos la puesta en marcha del programa de compra de bonos, lo que inyectaría más dinero en la economía y le daría más margen de acción a los gobiernos.

El presidente de la Confederación de la Industria Alemana (BDI), Ulrich Grillo, por ejemplo, pese a ser escéptico frente a los efectos del programa, considera que no ponerlo en marcha tendría consecuencias negativas por las expectativas que ha generado.

Para algunos analistas, la pregunta no es si el BCE pondrá en marcha el programa, lo que muchos dan por descontado, sino el monto que tendrá, que determinará a la larga la reacción de los mercados.

"Cualquier cosa que esté por debajo de los 500.000 millones de euros para comprar títulos de deuda soberana causará una decepción en los mercados", pronosticó, en declaraciones que recoge el periódico alemán "Handelsblatt", Luke Bartolomew, de la fiduciaria Aberdeen Asset Management.

El director del Instituto de Estudios Económicos de Berlín (DIW), Marcel Frarzscher, cree incluso que, para ser efectivo, el programa del BCE tiene que tener un monto cercano al billón de euros.

Según cálculos del BCE, actualmente hay títulos de deuda soberana en el mercado secundario por valor de 6,5 billones de euros que cumplen con las condiciones para entrar en el programa de compra de bonos.

Los socialistas europeos piden que suba a dos millones 

Un grupo de ocho eurodiputados de los Socialistas y Demócratas (S&D) del Parlamento Europeo (PE), encabezados por Jonás Fernández (PSOE), han reclamado este miércoles al Banco Central Europeo (BCE) que ponga en marcha un programa de compra de deuda pública no inferior a los dos billones de euros.

"Este programa es absolutamente necesario para evitar la espiral deflacionaria y asegurar la estabilidad financiera de la Eurozona", dicen los socialistas europeos

"Este programa es absolutamente necesario para evitar la espiral deflacionaria y asegurar la estabilidad financiera de la Eurozona", señaló en un comunicado Jonás Fernández, miembro de la comisión de Asuntos Económicos del PE.

Los eurodiputados consideran además que ese programa de compra debe llevarlo a cabo directamente el BCE y que es "preocupante" que lo implementen los bancos centrales nacionales respecto a sus propias deudas públicas.

"Esta modalidad pone gravemente en cuestión la esencia de la unificación monetaria europea, al tiempo que puede generar una crisis de confianza en los mercados financieros y en la ciudadanía en general", explicó Fernández.

"El BCE debe poder actuar con plenitud en el marco de su mandato, por lo que las injerencias políticas dirigidas a limitar el alcance del programa de compra de deuda pública deben ser rechazadas con contundencia. Ningún país, por importante que sea, tiene derecho de veto sobre la política monetaria", añadió el eurodiputado asturiano.