Publicado: 27.10.2016 13:01 |Actualizado: 27.10.2016 13:57

Los belgas llegan a un acuerdo para desbloquear el CETA mientras la UE aplaza su firma con Canadá

Valones y flamencos superan sus diferencias y se unen a favor del llamado "caballo de Troya del TTIP"

Publicidad
Media: 4
Votos: 1
Comentarios:
Una manifestante contra la firma del CETA frente al parlamento regional valón en Namur, Bélgica. / REUTERS

Una manifestante contra la firma del CETA frente al parlamento regional valón en Namur, Bélgica. / REUTERS

MADRID.- Las autoridades belgas llegaron hoy a un consenso sobre el acuerdo de libre comercio en la Unión Europea (UE) y Canadá, el llamado CETA, según informó hoy el grupo de radiotelevisión público de Bélgica "RTBF". El acuerdo "entre los belgas" será enviado a los embajadores de los Estados miembros ante Bruselas para que lo validen.

El consenso para desbloquear un acuerdo que hasta ahora vetaba Valonia, la parte francófona de Bélgica, llega menos de una hora después de que fuentes de la Unión Europea hayan anunciado que se suspende la cumbre entre la UE y Canadá en la que estaba previsto que se firmara el CETA. 



"Dado que no todos los Estados miembros están preparados para firmar el CETA, la cumbre UE-Canadá no empezará hoy como estaba planeado. Canadá sigue estando lista para firmar cuando Europa esté preparada", señaló una fuente europea.

La misma fuente señaló que no se puede "especular sobre una nueva cumbre" y subrayó que "el próximo paso es que la UE se ponga de acuerdo para firmar".

IU reclama someter el CETA a un referéndum en toda la UE

Izquierda Unida, a través de su portavoz en el Parlamento Europeo, Marina Albiol, califica el consenso entre flamencos y valones como“una mala noticia”, fruto “de las presiones y del ultimátum lanzado por Bruselas”

Es por ello que el partido asegura que “la Comisión Europea tiene ahora la obligación de someter la ratificación del CETA a un referéndum”. Esto se debe a que si la oposición de una región de 3,5 millones de personas ha causado tal revuelo “no deberían tener ningún problema en que sean precisamente esos 500 millones de europeos y europeas los que voten si están de acuerdo o no”, ha afirmado Albiol.


Etiquetas