Público
Público

Benedicto da la receta para entender el sentido de la vida

El Papa cree que sólo una familia formada por un padre y una madre es la que puede dar amor a un hijo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Benedicto XVI ha declarado que los niños necesitan del amor 'de un padre y una madre' ante los fieles hacinados en la plaza de San Pedro para el rezo del ángelus. Ni corto ni perezoso, el representante de dios en la tierra ha recordado que la Iglesia celebra la fiesta de la Sagrada Familia el primer domingo tras la Navidad y que la familia de Nazaret sigue siendo 'un modelo de vida' basada en el matrimonio entre un hombre y una mujer.

'La Sagrada Familia es un modelo de vida para todas las familias. Jesús ha querido nacer en una y de esa manera la ha bendecido y consagrado. Pidamos por todas las familias para que no se desanimen ante las pruebas y las dificultades con las que se enfrentan', afirmó el Obispo de Roma. También les ha recordado que pueden cultivar siempre el amor conyugal y a dedicarse con confianza al servicio de la vida y de la educación. Benedicto XVI dijo asimismo que el nacimiento de un niño lleva algo de misterio y que lo saben bien los padres, que muchas veces cuando nace un hijo dicen 'este niño es un don, un milagro'.

Ello significa, aseguró, que el ser humano vive la procreación 'no como un simple acto reproductivo, sino que intuyen que toda criatura humana es la señal por excelencia del Creador y Padre que está en los cielos'. 'Por ello, es muy importante que todos los niños que vienen al mundo sean acogidos en el calor de una familia. No importan las comodidades exteriores. Jesús nació en un establo y como cuna tuvo un pesebre, pero el amor de María y de José le hizo sentir la ternura y la belleza de ser amado', subrayó el Pontífice.

Benedicto XVI destacó que un niño necesita del amor 'de un padre y una madre', que es lo que le da seguridad y le permite descubrir el sentido de la vida.

Tras el ángelus, y hablando en español, saludó a los fieles de España y Latinoamérica presentes en la plaza vaticana. Posteriormente, invitó a las familias cristianas de lengua española 'a mirar con confianza el hogar de Nazaret, cuyo ejemplo de vida y comunión nos alienta a afrontar las preocupaciones y necesidades domésticas con profundo amor y recíproca comprensión'.