Público
Público

Benedicto XVI encubrió a un pederasta de EEUU

El reverendo Lawrence Murphy abusó de 200 niños sordos en un centro de Wisconsin durante 24 años

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El Papa Benedicto XVI, por aquel entonces todavía cardenal Joseph Ratzinger, encubrió, junto con las máximas autoridades del Vaticano, a un reverendo de Wisconsin (EEUU) que entre 1950 y 1974 abusó sexualmente de unos 200 menores sordos, según publicó ayer en su portada el diario The New York Times.

Ante el escándalo protagonizado por el ya fallecido reverendo Lawrence Murphy, el Vaticano aseguró ayer que la Congregación para la Doctrina de la Fe, presidida por Ratzinger entre 1981 y 2005, 'no fue informada' sobre los abusos sexuales del padre Murphy 'hasta 20 años después' de su marcha del instituto Saint Johnpara niños sordos.

Es lo que argumentó el portavoz del Papa, Federico Lombardi, que no explicó por qué Ratzinger, entonces máximo responsable vaticano de juzgar abusos pederastas, tardó nueve meses en contestar a la carta que le envió el 17 de julio de 1996 el arzobispo de Mil-waukee (Wisconsin) advirtiéndole sobre el caso.

La correspondencia interna de los responsables clericales de Wisconsin muestra que Ratzinger hizo caso omiso de las advertencias de los arzobispos que le informaban de los abusos cometidos por Murphy y no contestó hasta el 24 de marzo de 1997. El entonces secretario de Ratzinger y número dos de la Congregación, el cardenal Tarcisio Bertone, respondió a la misiva invitando a la diócesis estadounidense a iniciar un proceso contra Murphy y recomendándole, entre otras cosas, discreción.

Ese proceso secreto podría haber acabado con la expulsión de Murphy del sacerdocio. No obstante, Ratzinger volvió a intervenir, parándolo todo, después de que Murphy le escribiera personalmente diciéndole que se había arrepentido y estaba enfermo.

'Sólo quiero vivir el tiempo que me queda en la dignidad de mi sacerdocio', escribió el cura poco antes de su muerte. 'Solicito su bondadosa ayuda en este asunto', rogó. Murphy murió en 1998, a la edad de 72 años, sin ser sancionado ni juzgado por la Iglesia. Fue enterrado vestido con su hábito sacerdotal.

En vez de tomar medidas disciplinarias, Murphy fue transferido a otra parroquia, al norte de Wisconsin, donde pasó sus últimos 24 años de vida, trabajando con niños en colegios, iglesias parroquiales y un centro de detención juvenil.

Los testimonios de sus víctimas cuentan cómo el cura abusó de ellos en su oficina, en su coche y en sus dormitorios. Arthur Budzinski, que ahora tiene 61 años, contó al diario como abusó de él cuando tenía 12: 'Si hubiera sido un tipo mezquino, me hubiera alejado, pero era tan simpático, tan comprensivo, sabía que estaba mal, pero no podía creerlo'.

Budzinski y otros alumnos sordos pasaron 30 años intentando denunciar la situación e incluso reapartieron panfletos a la puerta de la catedral de Milwaukee. Un amigo de Budzinski, Gary Smith, declaró al periódico que Murphy abusó de él en 50 o 60 ocasiones.

Finalmente, en 1993, el arzobispo de Milwaukee, Rembert Weakland, respondió a sus demandas y contrató a un asistente social para que investigara el asunto. Tras pasar cuatro días con Murphy, este declaró que el cura había, sin duda, cometido los abusos y que además no sentía ningún remordimiento por ello.

Aun así, el arzobispo tardó otros tres años en denunciar el caso. En una carta urgente a Ratzinger, Weakland advirtió de que el asunto podía convertirse 'en un auténtico escándalo en el futuro'. Incluso visitó el Vaticano para pedir que este rompiera su silencio, pero no sirvió de nada.

El portavoz del Papa, Lombardi, justificó ayer su actitud del siguiente modo: 'Visto que el Padre Murphy era anciano, su salud era precaria, vivía en aislamiento y no se habían producido nuevas acusaciones en los últimos 20 años, la Congregación para la Doctrina de la Fe tomó en consideración la restricción al padre Murphy de su ministerio y pidió que aceptase la responsabilidad de sus graves actos'.

Las víctimas de los abusos sexuales de sacerdotes en EEUU tildaron ayer de 'inaceptable' la respuesta del Vaticano al escándalo.

La Red de Supervivientes de abusos de sacerdotes (SNAP) improvisó ayer una protesta ante la plaza de San Pedro para denunciar el silencio del Vaticano ante los abusos. La policía les requisó todos los documentos entre ellos, las copias de las misivas cruzadas entre el Vaticano y la diócesis de Mil-waukee y unas fotos de Ratzinger y Bertone y les retuvo durante dos horas y media en una comisaría.

'Qué ironía, las víctimas hemos sido interrogadas por la policía, mientras que Murphy no tuvo que responder nunca de sus abusos', se lamentó ayer Peter Isely, de SNAP, en conversación con Público.

'La actuación de Ratzinger compromete seriamente su liderazgo al frente de la Iglesia', añadió Isely. Las víctimas piden 'que se abran todos los archivos del Vaticano' y que el Papa ordene que todos los curas involucrados sean apartados de su ministerio sacerdotal y entregados a la Justicia.

El cardenal José Saraiva Martins, alto cargo vaticano, defendió ayer al Papa y aseguró que hay 'una maquinación' contra la Iglesia. 'No digo de la masonería, pero sí que hay un ataque programado que utiliza la pedofilia como pretexto', arguyó. Asimismo, justificó la cultura del silencio predominante porque hasta ahora la comunidad católica ha considerado que 'los trapos sucios se lavan en familia'.

LOsservatore Romano, el periódico del Vaticano, acusa a los medios como The New York Times de 'descuidar los hechos y forzar interpretaciones para difundir una imagen de la Iglesia católica como si fuera la única responsable de los abusos sexuales, imagen que no se corresponde con la realidad. Y que sirve al evidente e innoble intento de llegar a golpear, a toda costa, a Benedicto XVI y a sus más estrechos colaboradores'.