Publicado: 25.05.2015 13:18 |Actualizado: 25.05.2015 13:20

Los beneficios del Banco Vaticano vuelven a crecer tras la "limpieza" de los escándalos

Los beneficios del banco habían caído en picado tras haberse visto obligado a endurecer las condiciones de regulación, cerrar miles de cuentas y luchar contra los abusos dentro de la entidad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:
El Papa Francisco, durante la misa de Pentecostés celebrada ayer. EFE

El Papa Francisco, durante la misa de Pentecostés celebrada ayer. EFE

ROMA.- La banca vaticana ha informado de un importante incremento de los beneficios en 2014, después del saneamiento que absorbió la mayor parte de los beneficios el año pasado. Este saneamiento fue parte de una amplia operación con dos objetivos: lograr un mayor control financiero de la entidad y eliminar los abusos en ella.

El banco, formalmente conocido como Instituto para las obras de Religión (IOR), ha endurecido los criterios reguladores y cerrado miles de cuentas que permanecían inactivas o que no cumplían los nuevos requisitos exigidos a los clientes.



El banco ha prometido repartir las ganancias entre órdenes y organizaciones benéficas, que se cuentan entre sus inversores

El IOR ha sido uno de los mayores quebraderos de cabeza del Papa Francisco, que ha intentado reformar la compleja administración del Vaticano después de años de escándalos: desde acusaciones de malas prácticas financieras hasta el encubrimiento de abusos a menores por parte de sacerdotes.

Los beneficios netos en 2014 han ascendido hasta los 69,3 millones de euros, un gran aumento frente a los 2,9 millones registrados en 2013, año en que las amortizaciones de las inversiones y los costes del cumplimiento de las nuevas normas contra el blanqueo de capitales lastraron los beneficios.

El banco también ha prometido que pondrá mayor empeño en mejorar los beneficios de sus clientes inversores, entre los que se encuentran órdenes religiosas, organizaciones benéficas u oficinas de la Iglesia; después de varios años en los que han estado centrados fundamentalmente en mejorar su gobernanza.

Como reacción al entorno de tasas de interés extremadamente bajas en Europa, la banca vaticana está tratando de alejar a los clientes de los depósitos a corto plazo y fortalecer la gestión de sus seis millones de euros en activos de sus clientes.

"Nuestro objetivo principal es mejorar nuestros niveles de atención al cliente y conseguir una mayor profesionalización de nuestros servicios de gestión de activos", ha dicho este lunes en una declaración el presidente del IOR, Jean-Baptiste de Franssu.