Público
Público

Berlusconi acelerará las reformas previstas y aprobará nuevas medidas

El primer ministro italiano anuncia cambios como la liberalización total del sector empresarial y la exigencia del equilibrio presupuestario a través de la Constitución

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El primer ministro italiano, Silvio Berlusconi, anunció hoy la aceleración de algunas de las medidas de ajuste contenidas en su reciente plan de austeridad y la aprobación de nuevas reformas económicas destinadas a calmar la inquietud de los mercados sobre las finanzas públicas de Italia.

Berlusconi decidió comparecer ante la prensa tras el cierre de los mercados y después de una intensa jornada de turbulencias que dispararon la prima de riesgo de la deuda italiana por primera vez por encima de la de España.

El primer ministro se presentó ante la prensa tras mantener una serie de conversaciones telefónicas con los principales líderes europeos, entre ellos el presidente del Gobierno español, José Luis Rodríguez Zapatero.

También de que este viernes tiene previsto hablar por teléfono con el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, y que ha acordado con el jefe de Estado de Francia, Nicolás Sarkozy, la celebración de una cumbre urgente del G7 de Finanzas, que en un principio estaba prevista para el 9 y 10 de septiembre próximos en Marsella.

'Junto con el presidente francés Sarkozy hemos decidido anticipar para dentro de pocos días la convocatoria de un G7 de ministros de Finanzas, quizá preparatorio para un G8 de jefes de Estado y de Gobierno', indicó el mandatario italiano, quien no precisó la fecha exacta de la reunión.

La preocupación de Bruselas sobre el contagio de la crisis griega a las economías fuertes de la zona euro, ha motivado la intensa ronda de contactos con los líderes europeos y con las instituciones financieras internacionales de hoy, tras lo que Berlusconi anunció su intención de adelantar un año, a 2013, su objetivo de equilibrio en las cuentas públicas de Italia.

Una de las medidas es la de exigir el equilibrio presupuestario a través de la Constitución

Entre esas nuevas medidas que pretende acometer figura una liberalización del mercado empresarial, así como la introducción de la exigencia del equilibrio presupuestario en la Constitución, asunto que empezará a abordarse ya la semana que viene en dos comisiones parlamentarias que han cancelado sus vacaciones.

'Anticipo brevemente que trabajaremos enseguida en el Parlamento para introducir en nuestra Constitución el principio de equilibrio de las cuentas y también otro principio, es decir, la libertad en base a la que todo está permitido para los sujetos económicos y para las empresas, excepto lo que está prohibido expresamente por la ley', indicó Berlusconi.

Junto a él, su ministro de Economía, Giulio Tremonti, con quien hoy escenificó un apretón de manos después de especulaciones sobre un empeoramento de su relación personal y quien explicó los cuatro pilares sobre los que se asientan las reformas, con las que pretenden acabar con la 'especulación' de los mercados.

Las comisiones de Asuntos Constitucionales y de Cuentas de la Cámara de los Diputados italiana comenzarán la semana que viene a analizar la posibilidad de introducir la exigencia del equilibrio de las cuentas públicas en la Constitución del país.

Algunos parlamentarios han tenido que cancelar sus vacaciones para trabajar en las nuevas medidas

El presidente de la Cámara de los Diputados, Gianfranco Fini, y el ministro de Economía, Giulio Tremonti, mantuvieron hoy una conversación telefónica en la que acordaron que se empiece lo antes posible a analizar este asunto.

Fini ha informado ya a esas dos comisiones parlamentarias, así como al presidente de la república, Giorgio Napolitano, de que los trabajos deben empezar lo antes posible para estudiar las medidas necesarias para afrontar la actual crisis de confianza en los mercados que vive Italia.

En un principio se había previsto que las comisiones de la cámara baja no volvieran al trabajo hasta el próximo 29 de agosto y queda fijado que el pleno no se reunirá hasta el 6 de septiembre, fecha esta última anticipada ya una semana ante la necesidad de abordar lo antes posible las medidas contra la crisis.