Público
Público

Berlusconi incluye una subida del IVA en su plan de ajuste

Pasará del 20 al 21%. También se introducirá un gravamen del 3% sobre las rentas que superen los 500.000 euros anuales

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno italiano ha decidido a última hora incorporar una seria de modificaciones a su batería de medidas dentro de su plan de ajuste . Entre ellas, destaca una subida de un punto del IVA, del 20 al 21%, y la introducción de un gravamen del 3% sobre las rentas que superen los 500.000 euros anuales. Se incluirá, además, una enmienda al texto, que hoy llegaba al pleno del Senado para su discusión, para el retraso progresivo de la edad de jubilación de las mujeres en el sector privado, de 60 a 65 años, a partir de 2014.

La presión de los mercados, que han devuelto la prima de riesgo italiana a niveles próximos a los registrados antes de la intervención del BCE a principios de agosto, junto a las críticas del propio instituto emisor europeo han forzado al Gobierno italiano a esta nueva modificación de su plan de ajuste, la quinta en apenas unas semanas, desde que fuera aprobado el pasado 12 de agosto para establecer un ajuste presupuestario de 45.500 millones de euros para el próximo bienio. 

Entre las nuevas medidas, el Consejo de Ministros aprobará este jueves introducir en la Constitución italiana una 'regla de oro' sobre el equilibrio presupuestario, en línea con otros países de la eurozona como España y Alemania.

La junta de portavoces anunció, además, su decisión de fijar la votación final del texto en el Senado para mañana. Asimismo, se ha determinado tramitar la aprobación de este plan de ajuste a través de un 'voto de confianza', lo que permitirá acelerar su aplicación, siguiendo así los deseos de la mayoría conservadora en el poder.

Las cuestiones de confianza sirven para saltarse el debate de enmiendas 

El uso de las llamadas cuestiones de confianza es una estrategia muy utilizada por los ejecutivos italianos para acelerar la aprobación de las leyes, ya que permite saltar el debate de enmiendas y el parlamentario. Tras su paso por el Senado, de ser aprobado, el texto pasaría a la Cámara de los Diputados para su ratificación definitiva.

El texto aprobado por el Ejecutivo italiano y sus continuas modificaciones posteriores han sido el blanco de las críticas de la oposición, la patronal y los sindicatos, que, en diferentes grados, consideran que las medidas recaen en gran parte sobre los sectores más vulnerables de la sociedad, al tiempo que no favorecen el crecimiento y la ocupación.

En esta línea, el sindicato CGIL, el principal del país, convocó para hoy una jornada de huelga, que ha provocado grandes inconvenientes durante la jornada, con importantes interrupciones en los servicios de transporte y manifestaciones en más de cien ciudades, entre ellas las más importantes del país como Roma, Nápoles, Milán y Turín.