Público
Público

Berlusconi obvia las elecciones y dice querer apurar la legislatura

'Il Cavaliere' asegura que no hay en Italia una alternativa a su Ejecutivo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Berlusconi ha hecho caso omiso al aviso que le ha dado los italianos con el varapalo sufrido en las elecciones municipales. El primer ministro de Italia ha manifestado que tiene la 'firme intención' de seguir gobernando hasta el final de la legislatura, en 2013. 

Il Cavaliere ha comparecido ante el Senado en uno de los dos pasos parlamentarios que el presidente de la República, Giorgio Napolitano, le exigió en mayo tras los cambios en su Gobierno y el nombramiento de subsecretarios tránsfugas. Berlusconi se mostró 'seguro' de que su Gobierno saldrá reforzado de este trámite y afirmó que no existe alternativa a su Ejecutivo.

El jefe del Gobierno italiano, que esta mañana consiguió superar una cuestión de confianza en la Cámara Baja, afirmó que Italia tiene que seguir siendo gobernada por quien ganó las elecciones legislativas de 2008, a pesar de las derrotas sufridas en las recientes elecciones municipales. 'Nadie en Europa ni en el mundo reclama la dimisión del jefe del Gobierno ante las elecciones municipales. La anomalía es pedir la dimisión. Esto es un mero ejercicio de propaganda y del todo fuera de lugar', comentó Berlusconi.

La moción de esta mañana ha servido a Berlusconi para comprobar si todavía mantiene una mayoría estable en la Cámara Baja de cara a la votación de mañana en la que se tratará la cuestión de los subsecretarios tránsfugas.    

Berlusconi: 'No conseguirán nunca separarme de Bossi'

Berlusconi presentó además un plan de Gobierno que coincide con las exigencias hechas el pasado domingo por sus socios de Gobierno, la Liga Norte (LN), entre ellas 'un plan de contracción de los costes y de disminución gradual del contingente' militar en el exterior que abordará el próximo Consejo Supremo de la Defensa.

Asimismo, el primer ministro, quien dijo que 'no conseguirán nunca' separarle del líder de la LN, Umberto Bossi, anunció una reforma fiscal y de la 'arquitectura constitucional' de Italia y un nuevo plan de ajuste presupuestario para antes de las vacaciones.

Por su parte, el líder del centroizquierda, Pier Luigi Bersani, dijo que solo era una cuestión de tiempo que la coalición de Berlusconi se derrumbe. 'Estamos un paso más cerca de la ruptura del centroderecha', dijo.