Público
Público

Berlusconi pagará 560 millones por la compra irregular de Mondadori

El primer ministro italiano intentó presionar a la Justicia sobre los derechos de las acciones de la editorial

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Una ola de calor africano se instaló este sábado en toda Italia amenazando con quedarse unos cuantos días y Silvio Berlusconi tenía el plan perfecto. Iba a hacer una refrescante visita a la isla de Lampedusa donde tenía previsto dar un paseo por barca con las autoridades locales y pisar por primera vez la mansión en la Cala de los franceses que adquirió en abril.

Pero el tiempo tiene cosas extrañas y mientras el país se achicharraba desde primera hora de la mañana, en la calle Largo del Nazareno de Roma, donde se encuentran las oficinas de Fininvest, el holding que aglomera todo el imperio empresarial de Il Cavaliere, cayó una helada. La segunda sección civil del Tribunal de Apelación de Milán condenó a la sociedad del primer ministro italiano al pago de 560 millones de euros a la compañía Cir, de Carlo de Benedetti, como compensación por la adquisición irregular de la editorial Mondadori en 1991. Huelga decir que Il Cavaliere canceló todos sus planes playeros.

Teniendo en cuenta que Fininvest fue condenada en primer grado en 2009 al pago de 750 millones, la cifra podría considerarse hasta un regalo. Pero no se trata de una decisión improvisada, sino el resultado de diez años de procesos judiciales por una trama de corrupción digna de Hollywood.

'Silvio Berlusconi es corresponsable de la trama de corrupción'

Según los jueces, queda demostrado que en 1991 Mondadori pasó a manos de Il Cavaliere tras haber sobornado, por medio de tres abogados de Fininvest, al juez Vittorio Metta, que anuló una sentencia anterior, conocida como Lodo Mondadori, por la que Cir debía hacerse cargo de gestionar la editorial. En la sentencia se lee, además, que 'Silvio Berlusconi es corresponsable de la trama de corrupción' y que como administrador de Fininvest 'no podía no saber lo que estaba sucediendo'.

Para entender el argumento hay que retroceder hasta 1988. Cir era la accionista mayoritaria de la editorial con el 27,71% de los títulos y el resto del accionariado se lo repartían la familia Mondadori (24,59%), la familia Formenton (25,75%) y Fininvest (8,28%). Los Formenton pactaron con De Benedetti la venta de su paquete cediéndole el control total de Mondadori, pero en un giro inesperado, un año más tarde, el beneficiario final de las acciones fue Berlusconi.

Berlusconi recurrió en 1991 al Tribunal de Apelación de Roma

Al control de todas las televisiones privadas, Il Cavaliere sumaba a sus empresas no sólo el sector librero de la editorial, sino L'Espresso, La Repubblica, 15 periódicos locales y las revistas Epoca y Panorama. De Benedetti denunció el incumplimiento del pacto con los Formenton y un colegio arbitral acabó dándole la razón en 1989 y le otorgó la presidencia de Mondadori.

Berlusconi recurrió en 1991 al Tribunal de Apelación de Roma. El 24 de enero, el juez Metta anuló dicha sentencia y restituyó todos los derechos a Fininvest con la excepción de L'Espresso y La Repubblica.

Pero en 1995, una investigación de la Fiscalía de Milán descubrió el verdadero motivo. Metta recibió casi 200 millones de euros provenientes de cuentas de Fininvest en Suiza trámite tres de los abogados de la compañía del premier: Cesare Previti, Attilio Pacifico y Giovanni Acampora. Los cuatro, después de muchos juicios, recursos y sentencias, fueron condenados en 2007 a penas que rondan los 8 años de cárcel. Berlusconi fue absuelto en 1999 gracias a una serie de atenuantes por su posición política que propiciaron la prescripción del delito.

A principios de esta semana se conoció que en el plan de ajustes del Gobierno para los tres próximos años había escondida una norma por la que Berlusconi se habría librado de pagar a De Benedetti, pero la presión mediática y política obligó a Il Cavaliere a retirar la norma el martes.

Fininvest tiene ahora la obligación de pagar con efecto inmediato los 560 millones a Cir. No obstante, el abogado de Berlusconi, Niccolò Ghedini, ya ha anunciado un recurso al Tribunal Supremo. Marina Berlusconi, hija de Il Cavaliere y actual presidenta de Mondadori, calificó esta mañana la decisión de los jueces como 'un nuevo caso de agresión política a mi padre'.