Público
Público

Berlusconi pasa la batuta de su partido a su delfín Alfano

El ministro de Justicia será secretario nacional del PdL. 'Il Cavaliere' se rodea de sus hombres de confianza para esquivar las críticas

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Silvio Berlusconi ha decidido construirse un búnker dentro de su partido para alargar la vida del Gobierno. El primer ministro italiano, reunido esta tarde en su residencia de Roma con la cúpula del Pueblo de la Libertad (PdL), nominó a Angelino Alfano al cargo de 'secretario político' de la formación de centroderecha.

El actual ministro de Justicia pasará de hacer de escudo humano del premier en el Parlamento a hacerlo en el PdL y aislar así las voces críticas que piden paso tras la debacle en las elecciones municipales del pasado lunes y que podrían desestabilizar al Ejecutivo.

La decisión se hará oficial en un congreso nacional a celebrar este mismo mes y en el que saltarán chispas porque todo apunta a que la única reforma que piensa hacer Il Cavaliere es la de reforzar su posición.

El ascenso de Alfano, cerebro de todas las leyes ad personam de esta legislatura para librar a Berlusconi de sus problemas judiciales, está cargada de simbolismo.

Para empezar, la figura del secretario no existe hasta ahora en el PdL, que es un partido presidencialista centrado en la figura de Il Cavaliere, así que la primera misión del delfino será la de reescribir los estatutos y organizar el nuevo organigrama junto con el primer ministro.

Alfano tendrá que dimitir de su cargo como ministro de JusticiaIl Cavaliere estaría así poniéndole en la pole position para ser su sustituto en el futuro, lo que quiere también decir que el sueño de las primarias de las que muchos pesos pesados del partido han hablado tras la derrota electoral se esfuma por completo.

Alfano tendrá que dimitir de su cargo en el Gobierno, dejando al descubierto el flanco más débil de Berlusconi. Como sustitutos sonaban el jefe del PdL en el Parlamento, Fabrizio Cicchitto, y el vicepresidente de la Cámara Baja, Maurizio Lupi.

Ambos se encargaron antes de la reunión de decir que no estaban interesados en el puesto. A última hora de la tarde se especulaba con que finalmente sería Elio Vito, actual ministro de las Relaciones con el Parlamento y que lleva al lado de Berlusconi desde 1996.

Es posible también que Claudio Scajola, uno de los cabecillas de la revuelta contra el premier, obtenga algún cargo en el Gobierno para tranquilizarle. Scajola pasaría a formar parte de la larga lista de políticos investigados por la Justicia ya que está involucrado en un escándalo inmobiliario en Roma.

Y aquí se acaba la revolución del PdL, que seguirá contando con Ignazio La Russa, Denis Verdini y Sandro Bondi como coordinadores, al menos hasta el congreso. Bondi presentó su dimisión el lunes durante el recuento de votos, pero tendrá que ser todo el partido el que la acepte.

¿Será suficiente? Es poco probable. El propio La Russa, ministro de Defensa, dijo este miércoles en una entrevista a Il Messaggero que 'sólo con Alfano no haremos milagros. El PdL no remontará el vuelo si no consigue dar respuestas a la gente'.

El presidente regional de Lombardía, Roberto Formigoni, otro de los que encabeza la lista de la rebelión, dijo a su llegada a Roma que 'tengo una gran estima por Alfano, pero el problema es que no hemos conseguido atraer a la gente, que nos pide reformas y por eso insisto en la necesidad de celebrar unas primarias'.