Público
Público

Blackwater da otro disgusto

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Blackwater sigue dando disgustos a la Casa Blanca. Fiscales federales de EEUU están investigando a la compañía de seguridad por la introducción de armas de forma ilegal en Irak. La empresa de mercenarios es la preferida por la administración estadounidense para la protección de su personal en Bagdad. Blackwater habría introducido armamento en Irak sin los permisos necesarios, según el diario estadounidense The News and Observer.

Dos antiguos empleados de la compañía, que ya se declararon en enero culpables de tráfico de armas, están colaborando con los fiscales. La acusación ha retrasado dos veces su petición de pena para los mercenarios por la ayuda que han aportado en la investigación que se desarrolla en Carolina del Norte, donde se encuentra la sede de Blackwater.
La empresa de seguridad no ha emitido ningún comunicado al respecto. La compañía, que emplea unos 1.000 trabajadores en Irak, está acusada de introducir de manera ilegal armas de fuego, gafas de visión nocturna, blindajes y material militar sin los correspondientes permisos.

El tráfico de armas ha sido una de las principales preocupaciones de EEUU en los últimos meses. El Pentágono y el Departamento de Estado comenzaron a investigar en julio tras una protesta del Gobierno turco. Ankara dijo que habían incautado un cargamento de armas de fabricación estadounidense en manos del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK), la milicia kurda considerada una organización terrorista por EEUU. Washington está tratando de averiguar si alguna de las armas de Blackwater ha podido acabar en el mercado negro y terminar en manos del PKK.

La semana pasada, miembros de Blackwater protagonizaron un incidente en Bagdad que causó la muerte de once civiles. El Gobierno iraquí, harto de la impunidad de estas compañías, anunció que expulsaría a los trabajadores de la empresa y que juzgaría a los responsables de las muertes. 'Son 100% responsables de lo sucedido', dijo el Ministerio del Interior en un comunicado. Tres días después, los soldados de fortuna de Blackwater volvían a las calles de la capital iraquí acompañando a los miembros de la delegación estadounidense.

Otros incidentes

El Gobierno iraquí decidió ayer ampliar su investigación sobre otros seis incidentes en lo que Blackwater ha podido estar implicada y que han causado la muerte de diez civiles.
El Ministerio del Interior iraquí dijo que entre las investigaciones figura la muerte de tres guardias que protegían un medio de comunicación estatal y el asesinato de un periodista a la entrada del Ministerio de Asuntos Exteriores.

El Departamento de Estado de EEUU informó el viernes que revisaría el uso de las compañías de seguridad tras el incidente del pasado domingo. Condoleezza Rice, la secretaria de Estado, dijo que había ordenado 'un informe completo de cómo se desarrollan nuestras medidas de seguridad'.

En Irak operan 28 compañías privadas de seguridad. Se estima que más de 30.000 mercenarios de diversas nacionalidades trabajan para ellas en suelo iraquí.