Público
Público

Blair recibe otra medalla en EEUU

Por su labor en el proceso de paz en el Ulster. Mientras, salen a la luz unos documentos que insisten en la ilegalidad de la invasión de Irak

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El ex primer ministro británico, Tony Blair, sigue recibiendo medallas en EEUU. Esta vez, será el National Constitution Center el que va a galardonar a Blair con la medalla de la libertad y un premio de 100.000 dolares por su 'firmeza' a la hora de afrontar el conflicto en Irlanda del Norte.

El encargado de darle la medalla será el ex presidente Bill Clinton, que dirige el centro. 'Fue un privilegio trabajar con Tony Blair para acabar con 30 años de violencia sectaria y negociar la paz en Irlanda del Norte, acabar con el éxodo y las matanzas en Kosovo y desarrollar políticas que mejoraron la vida de los ciudadanos', dijo Clinton.

'Ahora, como ciudadano, Tony continúa demostrando el mismo liderazgo, dedicación y creatividad intentando mejorar el desarrollo económico y las oportunidades en Oriente Medio, así como buscando soluciones para las disputas entre religiones en todo el mundo', añadió.

Blair, según relata la BBC, respondió a las palabras de Clinton asegurando que 'la libertad y la justicia son los valores que trato de aplicar a mi trabajo en África y para poner las bases de la creación de un Estado palestino'. Los 100.000 dólares irán destinados a dos de sus fundaciones: The Tony Blair Faith Foundation y The Tony Blair Africa Governance Initiative.  

Sin embargo, no todo son buenas noticias para Blair, que ya recibió la medalla a la libertad el año pasado en EEUU. Según cuenta el diario The Daily Telegraph, la comisión que investiga los motivos que llevaron al Reino Unido a la guerra de Irak, publicó ayer unos documentos secretos que demuestran la frustración de Blair cuando supo que invadir el país era ilegal.

En concreto, los documentos se centran en los informes legales elaborados por Lord Goldsmith, Fiscal General en 2003, que dejaba a las claras que la guerra era ilegal. 'No entiendo esto', escribía Blair en uno de los documentos en los que Goldsmith le explicaba que enviar al Ejército a Irak sin una resolución favorable de Naciones Unidas era ilegal.

Goldsmith había mostrado en numerosas ocasiones al primer ministro que invadir Irak no era legal tal y como se estaba planteando y el Fiscal General se mantuvo en esa línea hasta la noche antes de que comenzaran los bombardeos. Los documentos se habían clasificado hasta que ayer la Comisión que dirige Sir John Chilcot, los hizo públicos. 

En realidad, la decisión de Goldsmith de cambiar de idea la noche anterior es una de las incógnitas que aún quedan pendientes de estudio. Blair, que ya compareció ante la Comisión el invierno pasado, deberá volver para dar más explicaciones sobre este hecho. En su primera participación, Blair llegó a decir que seguía pensando 'que había armas de destrucción masiva' en Irak y que se sentía 'responsable' pero no tenía ningún tipo de 'remordimiento'.