Público
Público

Blindaje policial contra las protestas en Marruecos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

El nerviosismo de las autoridades marroquíes ante las protestas convocadas en varias ciudades del país era palpable desde primera hora. Centenares de policías blindaron desde la noche anterior la puerta de Bab Alhad de Rabat, punto de encuentro de los simpatizantes del Movimiento 20 de febrero que encabeza las protestas. Además, el Ministerio de Interior había amenazaba con 'perseguir judicialmente' a aquellos que se manifestasen 'sin anunciar previamente el objeto, el lugar, la fecha y la hora de las convocatorias, así como las rutas previstas para prevenir cualquier alteración del orden público'.

Por ese motivo, los manifestantes de la capital marroquí, unos centenares, se limitaron a una sentada pacífica que transcurrió sin incidentes. En cambio, en Agadir, el desafío a las autoridades costó a los manifestantes una dura carga policial: 30 personas resultaron heridas, cuatro de ellas de gravedad, en lo que fuentes del Movimiento 20 de febrero calificaron de 'brutal represión'.

Las manifestaciones contaron con la participación de asociaciones de derechos humanos, partidos de izquierdas y grupos islámicos. En Rabat, la convocatoria tuvo menor afluencia que la de la semana pasada, pero los participantes aseguraron que seguirán saliendo a la calle hasta que sus demandas sean satisfechas.'Esto es el inicio, esto no va a parar', aseguraba a Público un activista de Transparency Maroc.

Las consignas de la protesta volvieron a centrarse en el cambio de la Constitución marroquí, y la disolución del Parlamento y el Gobierno. 'Queremos dignidad, libertad y justicia' y 'Queremos nuevos políticos, queremos cambios', podía leerse en las pancartas que ocuparon la plaza. Los manifestantes animaron a los ciudadanos que se paraban a mirar al otro lado de la concentración a que se unieran a ellos. 'La policía no nos da miedo, la gente tiene que unirse', dijo uno de ellos.

Entre los congregados destacaba un joven con la boca tapada con una cinta aislante roja, que alzaba la pancarta 'pronto la victoria' u otro estandarte con la foto del chico que falleció en los altercados del 20 de febrero en Safru.

Ayer por la mañana otro joven, el tercero en dos semanas, se prendía fuego en su escuela de secundaria en la localidad de Guercif, al noroeste del país. Fue detenido a tiempo y trasladado al hospital, pero los dos anteriores no corrieron la misma suerte: una chica en Suk Sebt y un joven en Marrakech, ambos de 26 años, perdieron la vida.