Público
Público

La blogger lesbiana siria arrestada es un americano con barba

Tom Macmaste, verdadero autor de A gay girl in Damascus, se quitó la máscara ayer pidiendo más atención hacia la realidad de Oriente Medio

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La blogger lesbiana siria que había desaparecido la semana pasada después de ser detenida por la policía del régimen de Bachar Al Asad apareció ayer, pero resultó ser un americano con barba, casado con una mujer, que vive en Escocia. Amina Abdalá Araf al Omari no existe y su blog se ha convertido quizá en el hoax del año en Internet (con permiso del conejo sin orejas de Fukushima).

A revelar la farsa fue el propio Tom MacMaste, verdadero autor del blog A gay girl in Damascus, que ayer decidió quitarse la máscara con un post en el que explicó que pese a su falsa identidad 'todos los hechos contados son reales y no desinforman sobre la situación que se vive en el país'. 

Macmaste, que en la actualidad cursa un máster sobre Oriente Medio en la Universidad de Edimburgo, dijo que sólo espera que a partir de ahora 'la gente preste atención a la gente que vive en Oriente Medio y sus problemas en este año de revoluciones'.

También aseguró no creer que haya casuado 'ningún mal a nadie' y reclamó una cobertura más veraz a los medios de comunicación: 'Esta experiencia viene a confirmar mis sentimientos sobre la cobertura superficial que se le da al conflicto en Oriente Medioy el permisivismo de las nuevas formas de liberalismo orientalista'.

El diario británico The Guardian empezó a plantearse la posibilidad de que el blog, que lleva activo desde enero, fuera falso la semana pasada. En un post firmado por la supuesta prima de la falsa Amina se denunciaba que había sido arrestada por la Policía de Estado del régimen sirio.

La noticia corrió como la espuma a través de Internet y se organizaron varias iniciativas en las redes sociales pidiendo su puesta en libertad.

En varios grupos creados en Facebook aparecía una foto de la supuesta blogger, que además fue reproducida por los informativos de medio mundo. Pero la persona que aparecía en ella tampoco era Amina, sino Jelena Lecic, una chica que vive en Londres y que denunció que había sido sacada de su perfil de Facebook.

Los corresponsales en la zona empezaron a contactar asociaciones y activistas por los derechos de los homosexuales en Damasco y ninguno conocía a la escritora anónima. En EEUU, donde MacMaste inventó que había nacido Amina, nadie tenía constancia de su existencia y tampoco los diplomáticos estadounideses en Siria, que dijeron no saber nada de una chica con la doble nacionalidad viviendo en Damasco.

Y además, Amina dio plantón al periodista de The Guardian en Líbano que intentó entrevistarse con ella en una cafetería. Pese a las fotos falsas, el nombre y su total anonimato, el perfil seguía cuadrando con el de un activista escondido vista la gran represión que está llevando a cabo el régimen contra las protestas.

Ayer MacMaste dio la cara finalmente y los más probables es que pase de ser durante seis meses el ídolo de cientos de miles de personas en todo el mundo, al mayor villano de Internet durante un tiempo.