Publicado: 19.08.2014 12:27 |Actualizado: 19.08.2014 12:27

La boda entre una judía y un musulmán desata protestas racistas en Israel

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La boda entre un empresario musulmán y una profesora judía, de 26 y 23 años, desató este domingo la protesta de grupos de la ultraderecha israelí que se manifestaron ante el lugar del enlace e insultaron a los invitados y a quienes se acercaron para apoyar a los Romeo y Julieta de Israel.

La pareja había publicado la invitación de su boda en Facebook, lo que desató las iras de la organización ultraderechista Lehava (La Llama), que ha levantado una bandera contra "la asimilación de matrimonios mixtos". El responsable de esta organización, Bentzi Gopstein, calificó este matrimonio de "calamidad".

Morel Malcha, judía convertida al islam y Mahmud Mansur, musulmán, sellaron su unión a pesar de las protestas el pasado domingo. Horas antes el novio había solicitado una prohibición judicial de la protesta, argumentando que eran víctimas de intimidación y acoso, pero el juez autorizó la concentración.

Cientos de manifestantes secundaron la manifestación ‘ultra'. Vestidos con camisetas con consignas racistas, los manifestantes pasaron la noche jugando al gato y al ratón con cientos de policías. Cuando llegó el momento de la ceremonia, intentaron acercarse a la familia y a los invitados, a los que insultaron e injuriaron:

Vestidos con camisetas negras, los manifestantes insultaron a la novia al considerarla "traidora" contra el Estado judío.

Los ultras también cruzaron insultos con quienes se presentaron a apoyar a la pareja. Conmovidos por su historia de amor, este pequeño grupo portaba flores y con carteles de "el amor lo conquista todo".

Los novios tuvieron que contratar a guardaespaldas para registrar a los invitados. Los cientos de invitados tuvieron que abrirse camino entre los manifestantes.

Los Romeo y Julieta se conocieron hace cinco años. "Nada nos afectará, tendremos una boda hermosa, la más bella que se pueda imaginar", decía el novio sonriente antes de la ceremonia.

El padre de la novia no asistió a la boda. Declaró por televisión que no iría al enlace de su hija al estar enfadado con ella por convertirse al Islam. Del que ahora es su yerno dijo: "Mi problema con él es que es árabe".

El presidente israelí Reuven Rivlin, expresó su temor a que con esta manifestación se cruce "una línea roja" ya que estas protestas socavan la convivencia.