Público
Público

Una bomba lapa mata a un científico nuclear iraní

Teherán acusa a Israel del asesinato del responsable de la planta de Natanz

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El asesinato del científico nuclear iraní y profesor universitario Mustafá Ahmadi Roshan, cometido en Teherán, abrió una nueva polémica en las relaciones de Irán con Estados Unidos y, sobre todo, Israel, a cuyos servicios secretos Teherán acusó de estar detrás del atentado.

Estados Unidos rehusó entrar en un cruce de acusaciones. 'Condenamos cualquierasesinato o ataque a personas inocentes', se limitó a declarar en Washington la portavoz del Departamento de Estado, Victoria Nuland, que negó cualquier vínculo con el ataque y aseguró no tener información sobre el presunto autor, informa Reuters. Israel se negó a hacer declaraciones.

El ataque coincide con el segundo aniversario de otro atentado similar

Roshan, profesor de la Universidad Tecnológica Teherán, de 32 años, era uno de los responsables de la planta nuclear de Natanz, la mayor de Irán, situada en la provincia de Isfahan y dedicada al enriquecimiento de uranio. Una bomba lapa fue adosada a los bajos de su coche por un individuo que viajaba en una motocicleta según declararon varios testigos a la cadena Press TV y mató también a su chófer, que falleció poco después en un hospital. El atentado se produjo por la mañana, en plena hora punta, y además hirió a un viandante.

La muerte de Roshan se produjo exactamente dos años después del fallecimiento, en otro atentado, de Majad Shahriari, un conocido científico nuclear iraní.

Pero Roshan y Shahriarino han sido los únicos investigadores supuestamente vinculados con el controvertido programa nuclear de Teherán víctimas de atentados. También estuvieron envueltos por un halo de misterio, sobre la autoría y los motivos del ataque, las muertes de otros investigadores a plena luz del día. El científico nuclear y profesor universitario Masud Ali Mohamadi murió en un ataque similar en enero de 2010. Fereydum AbasiDavani, investigador adscrito a la poderosa Guardia Revolucionaria iraní, resultó herido en otro ataque y, posteriormente, fue nombrado jefe del Organismo iraní para la Energía Atómica.

La víctima era uno de los responsables de la mayor central atómica de Irán

Aunque los analistas ven la sombra de los servicios secretos de Israel o potencias occidentales detrás de estos atentados, no descartan que pueda tratarse de una actividad de sabotaje de grupos locales o de Oriente Próximo.

Pero el ataque se produce en plena escalada de tensión entre Irán y Occidente. En la última semana, Teherán ha inaugurado una planta subterránea de enriquecimiento de uranio y ha condenado a muerte a un presunto espía estadounidense.

Por su parte, EEUU y Euro-pa han dado nuevos pasos encaminados a paralizar las exportaciones de petróleo de Irán, con la amenaza de fondo del cierre del estrecho de Ormuz. Pese a las presiones, Teherán se mantiene firme en su intención de proseguir su programa nuclear.