Público
Público

Una bomba sacude el inicio de la era Santos

La explosión causa 18 heridos y conmueve a los colombianos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La explosión de un coche bomba con cerca de 50 kilos de explosivos, que causó 18 heridos y numerosos daños materiales en una de las arterias de Bogotá, irrumpió a primerísima hora de ayer en la primavera colombiana que estaban significando los primeros cinco días de gestión del nuevo presidente, Juan Manuel Santos, marcados por el deshielo en las relaciones con los vecinos y la perspectiva de negociaciones de paz.

La detonación, ocurrida a las cinco y media de la madrugada, se produjo ante el edificio de la emisora de Radio Caracol, que también alberga las instalaciones de la delegación de la agencia Efe y las oficinas del Partido Liberal. Alcanzó a centenares de edificios de las inmediaciones, sin causar ningún muerto. Los heridos fueron por vidrios rotos y sufrieron la onda expansiva de una detonación que se escuchó en todo el centro de la ciudad.

Todavía no está clara la autoría del atentado, que nadie se ha atribuido

La explosión, que no provocó una tragedia mayor porque a esa hora apenas había gente en la calle y todavía no habían abierto las oficinas, mantiene a los bogotanos conmocionados, pues desde octubre de 2006 no se producía un atentado con bomba en la ciudad.

'Como todo acto terrorista, lo que quieren es perturbar, generar miedo en población. No lo van a lograr, todo lo contrario. Nos recuerda que no podemos bajar la guardia, el país debe estar absolutamente tranquilo', dijo el presidente Santos.

El automóvil usado, un Chevrolet Swift 1994 de color gris, robado el día anterior y con matrícula falsa, fue abandonado minutos antes de la explosión activada mediante un teléfono móvil. Llama la atención que el vehículo pudiera estacionar tranquilamente en una zona donde está prohibido aparcar.

Desde octubre de 2006 no se producía una acción con bomba en la ciudad

Líderes de opinión, empresarios y hasta el propio ministro de Defensa, Rodrigo Rivera, se apresuraron a atribuir el atentado a la guerrilla de las Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC).

En contraste, uno de los analistas más prestigiosos del país, que prefirió mantener su anonimato, opinó con pocas dudas que la responsabilidad recae en las 'fuerzas oscuras' del país, descontentas con la salida de Álvaro Uribe de la Presidencia y con los primeros gestos de su sucesor: 'El uribismo está decepcionado con Santos. Se considera traicionado', afirmó el analista.

Para el ex candidato presidencial por el Polo Democrático, Gustavo Petro, la bomba 'tiene un claro objetivo, llevar al actual Gobierno a la postura del anterior', señaló.

La acción terrorista de ayer guarda semejanza con el atentado perpetrado en octubre de 2005, cuando el entonces senador disidente y hoy ministro de Interior y de Justicia, Germán Vargas Lleras, salía de la emisora después de intervenir como analista en el programa Hora 20. A dos manzanas estalló a su paso un coche bomba, también con unos 50 kilos de anfo. Vargas Lleras se salvó porque por casualidad viajaba en el vehículo de su escolta.

El entonces director del DAS (los servicios secretos) Jorge Noguera, atribuyó el atentado a las FARC y dijo tener pistas seguras. Luego se supo que el agente encargado de hacer de chófer de Vargas Lleras no se había presentado esa noche al trabajo alegando su asistencia a un curso que se supo que no existía.

Los gobiernos de Venezuela, Ecuador, Argentina y México, entre muchos otros, mostraron su 'enérgica condena' y su solidaridad con Colombia.