Publicado: 23.12.2013 22:06 |Actualizado: 23.12.2013 22:06

Los bombardeos de Al Asad causan 300 muertos en una semana

Barriles con explosivos lanzados desde helicópteros arrasan Alepo, según activistas. La principal alianza opositora amenaza con no acudir a la conferencia de Ginebra

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Al menos 301 personas han muerto en la ciudad siria de Alepo y periferia (norte), entre ellas 87 menores, en bombardeos de las fuerzas del régimen de Bashar al Asad en los últimos ocho días, ha denunciado el director del Observatorio Sirio de Derechos Humanos, Ramy Abderrahman.

Los ataque se produjeron entre la mañana del día 15 hasta la pasada medianoche. Abderrahman subrayó que helicópteros del régimen lanzaron barriles con explosivos en zonas que están bajo control rebelde. Sólo en la jornada de ayer, al menos 43 personas, entre ellas seis menores de edad, perdieron la vida en uno de esos ataques contra el barrio de Masaken Hanano, en Alepo.

Ante la escalada de ataques, la Coalición Nacional Siria (CNFROS), principal alianza opositora, ha amenazado con no acudir a la conferencia de paz de Ginebra, prevista para el 22 de enero, si continúan los bombardeos del régimen. Así se lo comunicó hoy el presidente de la CNFROS, Ahmed Yarba, a los ministros de Exteriores francés, Laurent Fabius, y británico, William Hague, en una conversación telefónica en la que les habló de los recientes ataques.

"Debido al bombardeo continuado por parte del régimen de (el presidente sirio, Bachar) al Asad, que trata de eliminar al pueblo sirio, la Coalición no irá a la conferencia de Ginebra", dijo Yarba, según un comunicado de su agrupación. Por su parte, el secretario general de la CNFROS, Badr Yamus, precisó que el día 4 de enero la alianza opositora tomará una decisión sobre su participación en la reunión de Ginebra. Tras bastantes reticencias, la CNFROS había aceptado acudir al encuentro en la ciudad suiza si se cumplía una serie de condiciones, como la creación de un Gobierno transitorio y la marcha del presidente Al Asad del poder, algo rechazado por el régimen. Sin embarg, la colación se ha replanteado su asistencia tras la denuncia de la muerte de 300 personas en Alepo en una semana.

Los bombardeos no han cesado durante la jornada de hoy, ya que, según la misma organización, al menos treinta personas han perdido la vida en los barrios de Marya y de Al Sukari. Un miembro del Ejército Libre Sirio (ELS) en la zona, que se identificó como Abderrahman, declaró por internet que el régimen lanza decenas de barriles explosivos todos los días contra áreas distintas de la provincia. "Antes los usaba poco pero tras la batalla de Safira (en las afueras de Alepo) el mes pasado, aumentaron los ataques con barriles", explicó Abderrahman.

Abderrahman agregó que los helicópteros vuelan a gran altura cuando van a lanzar un ataque para evitar ser alcanzados por el fuego opositor. "Un solo barril puede destruir varios edificios", señaló el combatiente, que resaltó que cada una de estos artefactos puede tener 1,7 metros de altura y pesar media tonelada. Ante la capacidad destructora de estas bombas, la población civil tiene pocos recursos para protegerse, pues "esconderse en un sótano lo único que hará será dificultar la extracción de tu cuerpo", comentó con cierta ironía Abderrahman.

Para Abu Firas, portavoz de uno de los principales grupos insurgentes de Alepo, la Brigada al Tauhid, lo único que el régimen pretende con este tipo de ataques es ganar terreno de cara a la conferencia de Ginebra. "Busca avanzar pero parece que por el momento no lo está consiguiendo con este tipo de bombardeos", afirmó Abu Firas.

De la misma opinión es el representante de la opositora Red Sham en Alepo, Abu Muyahed, que consideró que Damasco quiere presionar a la oposición para que se siente en la mesa de negociaciones de acuerdo con sus requisitos. Otro de los motivos, según el portavoz de la Red Sham, es que el régimen fracasó en su contraofensiva para retomar la ciudad, tomada en parte por los rebeldes en julio de 2012, por lo que ahora quiere castigar no solo a los combatientes sino también a la población civil. "No hay forma de protegerse de los explosivos, la única forma posible es con baterías antiaéreas", aseguró.

Un versión distinta ofrecen los medios oficiales que durante esta jornada indicaron que el ejército mató a decenas de "terroristas", como las autoridades denominan a los opositores, en los distritos de Al Haidariya, Hanano y Bustan al Qaser y Bani Zeid, entre otras zonas de Alepo. Según la agencia de noticias oficial siria, Sana, las fuerzas armadas llevaron a cabo operaciones "de precisión" en las que destruyeron vehículos cargados con explosivos y municiones en las localidades de Al Bab, Al Mansura, Haila y Erbid. Más de 100.000 personas han perecido desde el inicio del conflicto en Siria en marzo de 2011, una cifra que el Observatorio elevó recientemente a más de 125.000.