Público
Público

Bombas de la I Guerra Mundial obligan a desalojar un pueblo francés

Los artificieros darán traslado de las municiones a un recinto militar donde serán destruidas. Expertos las han fechado en 1915 y 1917

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:


 

Un pueblo pequeño pero al completo ha tenido que ser desalojado tras el descubrimiento en sus alrededores de 30 toneladas de proyectiles de artillería de la I Guerra Mundial. 

Los 450 habitantes de Coucy-les-Eppes, al norte de la región francesa de Reimns, no podrán volver a sus casas hasta que los técnicos retiren los 1,652 proyectiles localizados en lo que constituyó un depósito de municiones durante el conflicto bélico. 

A pesar de los años, la munición puede seguir estando activa, por lo que los expertos han tenido que adoptar estas medidas de seguridad con la población vecina. 'Si las municiones no se mueven, no son peligrosas', han indicado las autoridades locales para alertar del riego que conlleva la manipulación de estos materiales. 

Los proyectiles datan de 1915 y 1917. El mayor de ellos tiene un diámetro de 21 centímetros

Un total de 26 expertos en explosivos trabajan en las labores de traslado de los artefactos hasta los recintos militares donde serán destruidos.

El depósito donde han sido localizadas las municiones de guerra tiene una longitud de 16 metros de largo por 1,5 de ancho y fue descubierto a un metro bajo tierra por un vecino del pueblo que se encontraba excavando en su jardín. 

Los expertos creen que los proyectiles datan de 1915 y 1917. Las piezas de mayor envergadura alcanzan un diámetro de 21 centímetros.

Este hallazgo responde a que en la zona se produjeron algunas de las grandes batallas del Frente Occidental durante la I Guerra Mundial.

DISPLAY CONNECTORS, SL.