Público
Público

Bon Jovi recuerda a los castigados por la crisis

El grupo de New Jersey centra las canciones de su nuevo disco en los que han perdido su trabajo

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Decía no hace mucho en su blog un tipo tan respetado en la escena musical británico como Alan McGee que Bon Jovi forma junto a Bruce Springsteen y David Chase –creador de Los Soprano– “una trilogía cultural mítica” surgida de New Jersey.

McGee le dio mucho a las drogas en otra época, pero hay que suponer que estaba completamente sobrio cuando escribió esas palabras.

¿Por qué no va a ser así? Un tipo que soportó a los hermanos Gallagher termina por adquirir una cierta perspectiva sobre las cosas importantes de la vida.

La banda que ha vendido cerca de 120 millones de discos en 25 años de carrera estuvo ayer en Londres para presentar su último disco –'The Circle'– y dar un pequeño concierto a unos pocos elegidos.

La empresa Bon Jovi S.A. no conoce la palabra crisis, pero su líder, y “consejero delegado” como bromeó en una ocasión, dice ser muy consciente de lo que ocurre fuera de las habitaciones de los hoteles de lujo.

“Richie Sambora y yo estábamos trabajando en un nuevo disco”, explica Jon Bon Jovi (apellido original: Bongiovi). “Pero llegó octubre y vimos que el mundo había cambiado. La economía había cambiado, América había elegido a su primer presidente afroamericano y todo eso tuvo un efecto de bola de nieve. Había muchos temas de los que queríamos hablar y nos pusimos a escribir”.

Frenaron al productor, que ya quería meterse en el estudio, y de ahí salieron canciones como 'Work For The Working Man' , cuya letra está hoy enmarcada en el despacho de David Axelrod, el principal asesor de Obama en la Casa Blanca.

Bon Jovi escribe sobre la gente que ha perdido el trabajo en New Jersey (“Aquí estoy para ganarme la vida / No vivo sólo para morir”), pero ni sus letras ni la música tienen la agresividad ni el grito desgarrado de Springsteen ni tampoco son canciones protesta. Bon Jovi no protesta sino que se lamenta. Esa es la diferencia.

“New Jersey es el microcosmos de lo que está pasando en el país, que a su vez es un microcosmos de lo que ocurre en otros sitios del mundo”, continúa Bon Jovi, que explica que el desempleo se ha multiplicado y que las ventas de casas se ha hundido.

El hecho de que lo diga sin quitarse las gafas de sol en toda la entrevista no ayuda a  entenderlo, ni que las entradas para el concierto de Londres de 2010, todas ya vendidas, estuvieran a 80 euros. El espectáculo tiene razones que la crisis no comprende.

A las fans les vale con que Jon se mantenga en forma con 47 años. A Jon le llena estar donde tiene que estar: el Muro de Berlín, Obama, donaciones humanitarias...

A las fans les vale con que Jon se mantenga en forma –de eso no hay duda– con 47 años. A los miembros del grupo, saber que “somos como una familia” en la que todos cuentan y en la que la estrella también deja que los otros brillen aunque menos.

A Jon Bon Jovi, le llena estar donde tiene que estar: ser el estandarte del único grupo que tocó en la celebración de los 20 años de la caída del Muro de Berlín, haber apoyado la candidatura de Obama, como antes lo hizo con la misma intensidad con la de Hillary Clinton, y continuar con las donaciones humanitarias para proyectos de viviendas sociales. Sus letras ofrecen esperanza para salir de la crisis. Del cómo no se ocupa. Eso es cosa de los políticos.