Público
Público

Boudou, imputado por corrupción, presidente interino de Argentina

La presidenta, Cristina Fernández, que será operada mañana por un hematoma en la cabeza, ha firmado el traspaso de poderes.  El vicepresidente estará al frente del país durante 30 días

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

La presidenta de Argentina, Cristina Fernández, ha vuelto a ingresar en la clínica privada Fundación Favaloro de Buenos Aires para ser intervenida mañana del hematoma en la cabeza que le fue diagnosticado el pasado sábado, según informa el diario Clarín.

Por ello, la mandataria ha realizado el traspaso de poderes por el que el vicepresidente, Amado Boudou, estará al cargo del país durante los 30 días que durará el reposo de la actual presidenta. Boudo, imputado por corrupción,  ha firmado el mandato la mañana del lunes tras conocer el nuevo ingreso de Fernández .

La operación servirá para la 'evacuación del hematoma subdural crónico', un coágulo alojado en la cabeza, que le ocasionó fuertes dolores en los últimos días y que fue provocado por un fuerte golpe que la presidenta de Argentina sufrió el pasado 12 de agosto. Según un comunicado oficial, 'la Presidenta fue internada - este lunes- para su preparación y estudios cardiovasculares prequirúrjicos'.

Amado Boudou interrumpió el sábado una visita oficial a Brasil para regresar a Buenos Aires poco después de saber del ingreso de Fernández. 'Ella quiere que se mantenga la gestión y todo el equipo vamos a mantener la gestión. ¡Fuerza Cristina, fuerza Argentina, vamos todos juntos!', ha afirmado el presidente interino en un acto en la casa de Gobierno, antes de que se formalizara el trámite notarial que le convierte en la máxima autoridad del Estado temporalmente. 

Una decisión que ha provocado duras críticas por parte de medios locales y analistas por su presunta vinculación con escándalos de corrupción. Además, en plena campaña para las elecciones legislativas del próximo 27 de octubre, el protagonismo de un dirigente con un fuerte deterioro en su imagen pública podría afectar negativamente al sector gubernamental, que afronta los comicios más difíciles en 10 años, coincidieron analistas. 

En enero de 2012, el vicepresidente argentino asumió ya de forma temporal la Presidencia cuando Fernández, que padece problemas de tensión que periódicamente la obligan a guardar reposo, se sometió a una operación en la que le extirparon la glándula tiroidea, lo que la mantuvo tres semanas apartada de su actividad habitual.