Público
Público

Brasil llama a consultas a su embajador en Ecuador

Responde así a la decisión del gobierno de Correa de iniciar un juicio arbitral para suspender la deuda que tiene con Brasil

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

El Gobierno de Brasil ha decidido llamar a consultas a su embajador en Ecuador tras la decisión del Ejecutivo de Rafael Correa de someter a un arbitraje una deuda con el principal banco del Estado brasileño, anunció hoy el Ministerio de Relaciones Exteriores.

'El ministro Celso Amorim llamó al embajador de Brasil (Antonino Marques Porto) en Ecuador para consultas', señaló la Cancillería en un comunicado oficial.

El texto fue leído por el propio Amorim ante periodistas en Sao Paulo tras el acto oficial de clausura de la 'Conferencia internacional sobre biocombustibles'. 'Todo el mundo sabe lo que eso significa', dijo Amorim escuetamente cuando los periodistas le preguntaron detalles sobre la llamada a consultas del embajador en el país andino.

Según el canciller, esta decisión de Ecuador llevará a Brasil a examinar la cooperación con esa nación. 'El Gobierno brasileño recibió con mucha preocupación la noticia de la decisión del Gobierno ecuatoriano de iniciar un juicio arbitral ante la Corte Internacional de Arbitraje de la Cámara de Comercio Internacional con miras a suspender el pago de la deuda', según el comunicado oficial.

La deuda está relacionada con la financiación de la construcción de la hidroeléctrica de San Francisco, recuerda el texto al señalar que 'la decisión del Gobierno ecuatoriano fue anunciada en un evento público sin plena consulta o notificación al Gobierno brasileño'. 'La naturaleza y la forma de las medidas adoptadas por el Gobierno ecuatoriano no corresponden al espíritu de diálogo, amistad y de cooperación de las relaciones entre Brasil y Ecuador', agrega el comunicado.

El Gobierno de Correa cuestiona una deuda de 243 millones de dólares (192 de euros) contraída por Ecuador a través del estatal Banco Nacional de Desarrollo Económico y Social (BNDES) para la construcción de la hidroeléctrica, que fue inaugurada en junio de 2007 y registró fallos estructurales hasta dejar de funcionar un año después.

La obra fue construida por un consorcio con participación de Odebrecht, una de las principales empresas privadas de Brasil y con operaciones en varios países de América.

'El BNDES se pronunciará sobre las alegaciones hechas por el Gobierno ecuatoriano sobre el contrato de financiación', según la Cancillería.

Los préstamos de este tipo son otorgados por el BNDES para la financiación de exportaciones de bienes y servicios de empresas brasileñas con operaciones en el exterior.