Público
Público

Breivik se enfrenta a una pena máxima de 21 años por la matanza

La legislación noruega no contempla la cadena perpetua y abolió la pena capital en 1979. El debate se ha instalado en la sociedad

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La sociedad noruega ha abierto un profundo debate sobre la severidad de su codigo penal después de que el pasado viernes Anders Behring Breivik acabara con la vida de, según los últimos datos oficiales, 76 personas en un doble atentado.

El código penal de ese país establece una pena máxima de cárcel de 21 años y son muchas las voces que llaman a una modificación en casos especiales como los del drama de Oslo y Utoya. 

En declaraciones a la agencia AFP el pasado domingo, muchos ciudadanos de Oslo se mostraron favorables a un cambio total o la aplicación de una pena especial en este caso.

'Las personas como él no deberían poder volver entre la gente normal. Si le caen los 21 años saldrá con 53 de la cárcel. Ha hecho demasiado daño como para salir', dijo Mustafa, un kiosquero que trabaja en el centro de la capital noruega. 'Incluso si sale de la cárcel, la gente se le echará encima y no podrá hacer una vida normal', aseguraba Helen Arvensen, una estudiante de 21 años.

La mayor parte de las personas que hablaron con la agencia francesa se mostraban en contra de la pena capital para este tipo de delitos, que fue abolida en 1979, pero sí creen necesario la aplicación de la cadena perpetua, porque el cumplimiento de esos 21 añosno sería definitivo, sino que cada lustro correspondería a un panel de expertos el decidir si Breivik estaría preparado para su reinserción social.

En cualquier caso, no parece que el endurecimiento de las penas sea un objetivo del Gobierno noruego después de la matanza.

El mismo domingo, el primer ministro Jens Stoltenberg dijo que su respuesta a los actos de Breivik serían 'más democracia, más aperturismo, más humanidad pero sin ingenuidad'.