Público
Público

Bronca entre Barroso y Sarkozy por la polémica de los gitanos

Durante la cumbre de líderes europeos han tenido una " disputa, por no decir una bronca", según el primer ministro búlgaro

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Continúan las tensiones entre Bruselas y París a cuenta de la polémica por las expulsiones de inmigrantes gitanos rumanos llevadas a cabo por las autoridades francesas. Durante la cumbre de líderes europeos el presidente de la Comisión, José Manuel Durao Barroso, y el presidente francés, Nicolás Sarkozy, han tenido un duro enfrentamiento, según ha informado el primer ministro búlgaro, Boyko Borissov.

'Hubo una disputa, por no decir una bronca', entre Barroso y Sarkozy, ha dicho Borissov. La discusión entre los líderes europeos sobre la polémica de los gitanos, que se abordó de manera informal durante el acuerdo, fue 'muy difícil' y hubo un 'gran desacuerdo', ha asegurado el primer ministro búlgaro.

'Hemos tenido negociaciones duras, incluso yo podría hablar de escándalo entre el presidente de la CE y el francés (Nicolas Sarkozy) sobre este tema', dijo a algunos periodistas.

Al término del debate, el presidente del Consejo Europeo, Herman Van Rompuy, extrajo una serie de conclusiones, en cinco puntos, que suponen una desautorización de la palabras de la comisaria. En primer lugar, todos reconocen, como defendía el Gobierno francés, que 'un Estado miembro tiene el derecho de tomar medidas para hacer respetar el estado de derecho en su territorio'.

Segundo, como insistía Barroso, reconocen también que 'la Comisión tiene el derecho, e incluso el deber, de velar por el respeto del derecho comunitario por parte de los estados miembros'.

En tercer lugar, los gobernantes europeos 'toman nota de la declaración del presidente de la CE, en nombre del Colegio, en la que se distancia de las declaraciones de la comisaria'.

Cuarto, los líderes recuerdan que 'la regla esencial en las relaciones entre los Estados y la Comisión es el respeto mutuo'. Y por último, los Veintisiete acuerdan discutir 'la problemática de la integración' de los gitanos en una próxima reunión del Consejo Europeo.

La polémica entre Bruselas y París a cuenta de la política de Sarkozy sobre los gitanos se elevó después de que la vicepresidenta de la Comisión y responsable de Justicia, Viviane Reding, comparara la actitud del Gobierno francés con la Alemania nazi al anunciar su intención de expedientar a Francia por discriminación.

Barroso respaldó a su comisaria pero dejó claro que no había sido su intención establecer un paralelismo entre las expulsiones de Francia y los acontecimientos de la segunda Guerra Mundial.

La propia Reding se disculpó por el malentendido que habían generado sus palabras. No obstante, antes de la disculpa, Sarkozy había sugerido a la vicepresidenta de la Comisión acoger en su Luxemburgo natal a los gitanos expulsados.

Nicolas Sarkozy, ha asegurado este jueves que la mayoría de los jefes de Estado y de Gobierno de la Unión Europea se han mostrado 'sorprendidos por las declaraciones excesivas' que hizo la vicepresidenta de la Comisión, Viviane Reding, respecto a las expulsiones de inmigrantes gitanos por parte de Francia. Algo que ha confirmado posteriormente el presidente español.

'Francia continuará desmantelando todos los campamentos ilegales'

En rueda de prensa celebrada al término del Consejo Europeo el presidente francés ha defendido la actuación de su gobierno en la polémica.

Tras asegurar que no ha utilizado expresiones violentas en  su conversación con Barroso ha atacado con dureza las palabras utilizadas por la comisaria europea de Justicia, Viviane Reding.  

Asegura que las expulsiones han sido producto de la aplicación de la ley y no acciones colectivas contra gitanos. También ha anunciado que Francia continuará desmantelando 'todos los campamentos ilegales' del país.