Público
Público

Bruselas apoya el uso de escáneres corporales

Los ve un "método fiable" para la seguridad en los aeropuertos

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

La Comisión Europea (CE) ha defendido de nuevo la necesidad de usar escáneres corporales en los aeropuertos para prevenir atentados terroristas. En un informe publicado por el comisario de Transportes, Siim Kallas, el Ejecutivo comunitario aseguró que estos escáneres, que desnudan al viajero mostrando a los servicios de seguridad una imagen similar a la de una radiografía, son 'un método fiable y eficaz para la detección de objetos metálicos y no metálicos portados por los pasajeros'.

Kallas no es el primero en defender el uso de estos escáneres, que según Bruselas podrían haber frustrado el intento de atentado con explosivos del pasado mes de diciembre, en un vuelo que unía Amsterdam y Detroit (EEUU). Su predecesor en el cargo, Antonio Tajani, trató en 2008 de introducir desde la UE el uso de estos aparatos. Bruselas se encontró entonces con una fiera oposición del Parlamento Europeo, alarmado por los posibles efectos para la salud de los viajeros y las lagunas en torno a la privacidad de las imágenes tomadas.

En la actualidad no existe en el ámbito europeo regulación alguna sobre los escáneres corporales. Países como Italia, Holanda o Reino Unido han decidido implantarlos en algunos aeropuertos, mientras que otros, como España, Francia o Alemania, prefieren esperar a que la UE unifique criterios.

Su uso aumenta, según Kallas, porque aún no hay sistemas de control que puedan evitar amenazas como la del vuelo Amsterdam-Detroit. La CE, encargada de hacer propuestas formales, consultará ahora a los Gobiernos de los 27 y al Parlamento Europeo, muy reticente por sus dudas sobre salud y privacidad, antes de presentar una norma definitiva.

Según Bruselas, es necesario el consenso de los 27 estados miembros antes de proponer cualquier reforma

Según Bruselas, es necesario el consenso de los 27 estados miembros antes de proponer cualquier reforma, algo que es necesario para evitar la 'fragmentación de los derechos fundamentales' de los pasajeros. Kallas ensalzó la introducción de estos escáneres, vistos favorablemente por las autoridades de EEUU, ya que 'ofrecen una auténtica posibilidad de reforzar la seguridad de los pasajeros', pero recordó que la responsabilidad última sobre su introducción de manera masiva recaerá siempre en las autoridades nacionales.

La UE ya tiene normas comunes en materia de seguridad aérea, como la prohibición de transportar envases con más de cien mililitros de líquido en el equipaje de mano. La medida se introdujo en 2006 como una obligación para todos los aeropuertos tras el plan terrorista que pretendía introducir explosivos líquidos en un avión con destino a EEUU desde Heathrow (Londres).

Aunque se introdujo como una medida temporal y a la espera de nuevas tecnologías que permitieran eliminarla, los ministros de Transporte de los 27 decidieron mantenerla en abril. Según Bruselas, 'la amenaza de un ataque en aviones usando explosivos líquidos persiste y es significativa', sin que de momento haya una manera fiable que permita identificar líquidos peligrosos, algo que podría solucionarse con los escáneres corporales.