Publicado: 14.09.2016 14:11 |Actualizado: 14.09.2016 14:11

Bruselas pretende crear un registro de
todas las entradas y salidas de la UE

Juncker propone crear un sistema para identificar a todas las personas que tengan previsto viajar dentro del bloque comunitario. El presidente de la Comisión Europea apuesta por reforzar Europol y enviar más agentes a la frontera exterior de Bulgaria.

Publicidad
Media: 3
Votos: 1
Comentarios:
Policías búlgaros montan guardia frente a la alambrada ubicada en la frontera entre Turquía y Bulgaria. - EFE

Policías búlgaros montan guardia frente a la alambrada ubicada en la frontera entre Turquía y Bulgaria. - EFE

ESTRASBURGO.- La Comisión Europea pretende crear un registro para tener controladas a todas las personas que entren y salgan de la Unión Europea. Así lo ha anunciado el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, que propondrá en otoño la puesta en marcha de este sistema de identificación. "Cada vez que alguien entre o salga de la UE, habrá un registro de cuándo, dónde y por qué", ha declarado el político luxemburgués durante su discurso sobre el estado de la Unión en el Parlamento Europeo.

El registro ayudará a determinar "quién tendrá permitido viajar a Europa" y a disponer de datos de las personas que tienen previsto desplazarse a la UE antes de que accedan al territorio comunitario. Juncker ha defendido que la UE "necesita" esa información, y ha recordado que en los últimos meses ha habido varios casos (en el marco de distintos atentados) que han revelado que los servicios de inteligencia de un país disponían de información sobre los supuestos autores que nunca fue trasladada a las autoridades de otro Estado miembro, donde podrían haberse tomado medidas.



Por otra parte, ha indicado que la seguridad de las fronteras también supone que se debe dar prioridad al intercambio de información sobre inteligencia y que con ese objetivo, la CE quiere reforzar Europol, la Oficina Europea de Policía, para darle mejor acceso a las bases de datos y más recursos. Juncker ha señalado que una unidad antiterrorista que en la actualidad cuenta con 60 funcionarios no puede estar operativa a tiempo completo de manera ininterrumpida.

En el contexto de la lucha contra el terrorismo, recordó los avances en los últimos años en particular para dificultar los viajes a los combatientes extranjeros, controlar el uso de las armas de fuego, combatir la financiación del terrorismo y terminar con la propaganda terrorista en internet. "Pero necesitamos hacer más. Necesitamos saber quién cruza nuestras fronteras", ha insistido Juncker, que ha señalado que también en ese contexto se sitúa la nueva guardia costera europea de fronteras y costas.

Ha recordado asimismo que la Agencia Europea de Control de las Fronteras Exteriores (Frontex) cuenta ya con 600 agentes en las fronteras entre Grecia y Turquía y alrededor de un centenar en Bulgaria. En ese contexto, expresó su deseo de contar con "al menos 200 guardias de fronteras adicionales y otros 50 vehículos desplegados en las fronteras exteriores de Bulgaria en octubre".

Por otro lado, Juncker ha instado a crear un "cuartel general único" y un "fondo europeo de defensa" para que la Unión Europea (UE) sea más eficaz y desarrolle más su industria en ese ámbito. "Europa ya no puede permitirse ir a caballito del poder militar de otros, o dejar que Francia defienda sola su honor en Mali", ha enfatizado Juncker. "Tenemos que asumir la responsabilidad de proteger nuestros intereses y el estilo de vida europeo", ha agregado.

En opinión de Juncker, Europa debe avanzar hacia unas "bazas militares comunes, en algunos casos en posesión de la UE", y en "total complementariedad con la OTAN". Juncker también se ha referido a que "la falta de cooperación en defensa" cuesta a la UE entre 25.000 y 100.000 millones de euros al año, en función de las áreas concernidas. "Podríamos utilizar ese dinero para hacer mucho más", ha apuntado.

El presidente de la CE ha recordado que el Tratado de Lisboa permite a los Estados miembros que así lo deseen poner en común sus capacidades de defensa en la forma de una "cooperación permanente estructurada". "Creo que ha llegado el momento de hacer uso de esa posibilidad, y espero que en la reunión a 27 en Bratislava (reunión informal a la que no está invitado el Reino Unido) en unos días se dé el primer paso político en esa dirección", ha indicado.