Público
Público

Bush desafía a Putin y apuesta por la ampliación de la OTAN

En la cumbre de Bucarest se decide sobre una posible adhesión de Ucrania y Georgia

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

George W. Bush y Vladímir Putin se verán hoy por última vez las caras en una cumbre de la OTAN, ya que el líder ruso dejará el cargo en mayo. A Bush tampoco le queda mucho tiempo en la Casa Blanca, pero lejos de actuar como patos cojos, los dirigentes de las dos grandes potencias nucleares protagonizarán un duro enfrentamiento en la reunión de Bucarest.

El presidente de EEUU desafió ayer a su homólogo ruso,
que asiste como invitado a la cumbre, al insistir una vez más en que Ucrania y Georgia, dos antiguas repúblicas de la Unión Soviética, entren en la Alianza Atlántica. “La OTAN debe estar abierta a todas las democracias de Europa que lo soliciten y que estén dispuestasa asumir las responsabilidades de la Alianza”, dijo Bush durante una visita a Ucrania antesde volar a la capital de Rumania donde se celebra la cumbre.

Washington está presionando a sus socios a que acepten abrir negociaciones de adhesión con Ucrania y Georgia. Pero el Kremlin se resiste con uñas y dientes a una nueva expansión de la OTAN que llegaría muy cerca de sus fronteras. Si la Alianza abre un proceso de integración con estos países, “nuestras relaciones sufrirían un cambio dramático”, advirtió el enviado ruso ante al OTAN, Dmitri  Rogozin.

La mayoría de los países miembros de la OTAN están a favor de admitir a Ucrania y Georgia, especialmente las naciones del antiguo Pacto de Varsovia que han entrado en la Alianza Atlántica desde la caída del telón de acero. Pero Francia y Alemania se oponen a dar este paso para no deteriorar aún más las ya tensas relaciones con Moscú.

Mientras la opinión pública en Georgia está mayoritariamente a favor de entrar en la OTAN, los ucranianos están en contra, según los sondeos. El líder de la oposición ucraniana, el pro-ruso Víctor Yanukovich, dijo ayer a Bush que la entrada de su país en la Alianza debería estar condicionada a una consulta popular.

“La adhesión de Ucrania a la OTAN es posible sólo tras la celebración de un referéndum. Los políticos no tienen el derecho de tomar esta decisión sin tener en cuenta la opinión pública”, dijo el ex presidente ucraniano.
Más fácil para entrar en la Alianza lo tienen Croacia, Albania y Macedonia, aunque el caso del último está pendiente de un viejo contencioso con Grecia sobre el nombre de esta ex república yugoslava.

Escudo antimisiles

Pero la ampliación de la Alianza Atlántica no es el único asunto espinoso entre Bush y Putin, dos líderes que, pese a sus diferencias políticas, aseguran tener una buena relación personal. El plan de
Washington de instalar un sistema de defensa capaz de interceptar misiles enemigos en Europa del Este ha provocado la ira en el Kremlin.

EEUU lleva meses intentando persuadir a Rusia de que este escudo antimisiles va dirigido hacia una hipotética amenaza por parte de Irán, que, según la administración Bush está en el proceso de obtener armas nucleares. Bush dejó claro ayer en Kiev que no sacrificaría las perspectivas de una entrada de Ucrania en la OTAN como moneda de cambio para lograr la aceptación rusa para el escudo antimisiles.

La cumbre empieza esta noche con una cena de los líderes que viajan a Bucarest y terminará el jueves. Asistirán 24 jefes de Estado y de Gobierno, entre ellos el presidente español José Luis Rodríguez Zapatero.
Además de la ampliación de la Alianza, la misión de la OTAN en Afganistán acaparará gran parte de las reuniones.

El despliegue militar de la Alianza para combatir a los talibanes ha sufrido un fuerte revés en los últimos meses, por lo cual EEUU y el Reino Unido siguen pidiendo a sus aliados que manden refuerzos a este país del centro de Asia.

Más tropas francesas

En este sentido, fue bien recibido el anuncio de Francia, que ofreció aumentar el contingente galo. El primer ministro francés, François Fillon anunció ayer en el Parlamente el envío de “unos centenares” de soldados adicionales a Afganistán, aunque matizó que aún no están decididas las modalidades.

El Gobierno de Georgia también había anunciado el envío de 350 tropas a Afganistán, subrayando que este gesto lo haría independientemente de la decisión sobre su adhesión.

Putin y Bush se han otorgado una prórroga después de la cumbre de Bucarest. El líder ruso ha invitado al presidente Bush a su residencia de verano en Sochi, un balneario en el Mar Negro, donde ambos líderes tienen previsto firmar un acuerdo estratégico.