Público
Público

Una cadena de bombas causa numerosas víctimas en Boston

Dos explosiones en la meta de la maratón bostoniana han causado tres víctimas mortales y 140 heridos, más de una docena de extrema gravedad. La Policía ha desactivado dos artefactos más. El presidente de EEUU, Barack

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Tres personas han fallecido este lunes, entre ellas un niño de 8 años, y otra 144 resultaron heridas, entre ellas otros ocho niños, en dos explosiones registradas el lunes durante el popular maratón de la ciudad de Boston, en Massachusetts (EEUU).  [FOTOGALERÍA DE LA TRAGEDIA]

Al menos 64 de los heridos han sufrido amputaciones en sus miembros inferiores, según The Boston Globe, que ha confirmado que varios de estas víctimas, al menos ocho, se encuentran en estado crítico. Había unos 27.000 participantes en la maratón, 91 de los cuales eran de nacionalidad española. El Ministerio de Asuntos Exteriores informó en un primer momento que no tenía  constancia de ningún herido español, algo que más trade confirmó el Consulado de España en Boston.

Además de estas dos explosiones, la Policía de Boston desactivó al menos otros dos artefactos explosivos hallados en la ciudad.

El comisario de la Policía de Boston, Ed Davis, en su comparecencia ante los medios explicó que las explosiones se produjeron sin aviso previo en torno a las 14.50 (hora local; 20:50 de la tarde en España), de forma simultánea y a escasas decenas de metros de distancia en la calle Boylston. En concreto, las explosiones se produjeron a una distancia de entre 45 y 91 metros de  la línea de meta.

Las imágenes de televisión mostraban el pánico y el caos generados por las explosiones en el sector de Back Bay en la emblemática ciudad portuaria, y víctimas ensangrentadas o con extremidades rotas o amputadas trasladadas en camillas.

Además de las explosiones ocurridas junto a la llegada de la carrera, se produjo un tercer 'incidente' en la Biblioteca JFK, según Davis. Las autoridades todavía no han podido confirmar si existe relación entre ambos escenarios, aunque trabajan sobre esta hipótesis. Tanto Davis como el gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, pidieron a la población que permaneciera en sus casas u hoteles y se alejara de zonas concurridas. Patrick, no obstante, recalcó que se habían reforzado las medidas de seguridad en Boston y llamó a la 'calma' a los ciudadanos.

La Policía de Nueva York y la de Washington, así como la de otras grandes ciudades de Estados Unidos, han aumentado la seguridad en puntos sensibles como medida de precaución. En el caso de Washington, las fuerzas de seguridad acordonaron la zona situada inmediatamente delante de la Casa Blanca.

Las autoridades han extendido también esta prevención a la aviación, con el cierre temporal del espacio aéreo sobre Boston y la interrupción de la actividad en el Aeropuerto Internacional Logan. El Departamento de Justicia norteamericano ha puesto todos sus recursos ha disposición de las explosiones de Boston, según una fuente de este Ministerio consultada por Reuters.

'Hubo momentos de incertidumbre hasta que nos dimos cuenta de lo que estaba pasando'

El presidente de EEUU, ha afirmado que 'no descansaremos hasta que sepamos quién lo ha hecho y por qué'. 'Llegaremos hasta el fondo de esto', ha afirmado, para acto seguido pedir que no se extraigan 'conclusiones' demasiado pronto. El mandatario ha prometido, en este sentido, que los responsables de las explosiones rendirán cuentas ante los tribunales.

El mandatario estuvo en contacto con las autoridades de la seguridad nacional y ofreció los recursos necesarios para la investigación en marcha, liderada por el FBI.

Varios líderes de ambos partidos del Congreso, entre ellos el demócrata Bennie G. Thompson, advirtieron que lo ocurrido en Boston es un recordatorio de que la amenaza terrorista sigue vigente. 'Este es otro recordatorio de que estamos bajo la amenaza del terrorismo y debemos permanecer alerta. Como dijo el presidente (Obama), encontraremos a los responsables y los llevaremos ante la Justicia', dijo Thompson.  

En cuestión de horas, la escena del crimen —resguardada por miembros de la Guardia Nacional— se convirtió en un hervidero de centenares de investigadores y agentes del FBI y de la Oficina para el Control del Alcohol, Tabaco y Armas de Fuego (ATF, en inglés) policías locales, bomberos, y equipos de emergencia.

El gobernador de Massachusetts, Deval Patrick, fue rotundo: 'La ciudad de Boston está abierta y estará abierta, pero no será un día normal. Habrá un aumento de la presencia policial'. 

El encargado de la oficina del FBI en Boston, Richard DesLauriers, dijo que la investigación en curso, que cuenta con una constelación de agentes locales, estatales y federales, se centra un potencial acto terrorsta. Por su parte, el comisionado de la policía de Boston, Ed Davis, dijo que las autoridades 'buscarán bajo las piedras' hasta encontrar a los responsables de este 'acto de cobardía'.

Davis anunció para el martes una nueva rueda de prensa para precisar la situación de las cerca de 140 víctimas, algunas de ellas heridas de gravedad. Aunque aparentemente las explosiones fueron coordinadas, Davis dijo que por el momento 'no tenemos un sospechoso', aunque las autoridades entrevistarán a 'personas de interés' en busca de pistas. 

Uno de los corredores que participó en la maratón, el peruano Oliver Landeo, dijo que la explosión sufrida cerca a la línea de meta 'ha sido muy terrible porque ha habido gente literamente volando por los aires', según declaró a Radio Programas del Perú (RPP). 

'Ha sido dantesco'

Mientras, el corredor español Javier Pinés, que también ha participado en la maratón, aseguraba que la 'zona de llegada estaba abarrotada' cuando se produjo la explosión. 'Hacía apenas 20 minutos que había llegado a la meta cuando se produjo la explosión. Escuché varias explosiones simultáneas y hubo momentos de incertidumbre hasta que nos dimos cuenta de lo que estaba pasando', comentaba en declaraciones al programa Al Primer Toque de Onda Cero, recogidas por Europa Press.

'La gente aquí se entrega, es increíble el apoyo que nos dan siempre y la zona de llegada estaba abarrotada. Por suerte, no lo hemos visto en directo, pero ha tenido que ser dantesco. Es una sensación muy amarga', añadía.

El maratón de Boston, donde hoy era día festivo, es 'el más prestigioso del mundo', según los organizadores.