Público
Público

"La caída de un dictador no significa el fin de la dictadura"

Wole Soyinka. Premio Nobel de Literatura y activista. Advierte de los peligros para las revueltas árabes

Publicidad
Media: 0
Votos: 0

Lo que más echa de menos Wole Soyinka (Beokuta, Nigeria, 1934) es la sensación de poder pasar desapercibido. La perdió tras ganar el Premio Nobel de Literatura en 1986, el primero para un africano. 'Es como ir desnudo por la calle', dice Soyinka. El escritor y activista contra las dictaduras nigerianas visitó el mes pasado Avilés para exponer su colección personal de máscaras y miniaturas africanas en el Centro Niemeyer.

¿Qué piensa de la respuesta internacionala la hambruna de Somalia, le recuerda a la guerrade Biafra?

'En Egipto, los que pueden perder poder e influencia se resistirán al cambio'

Somalia es un problema internacional. Biafra, aunque explotó como consecuencia del colonialismo, no tenía las mismas implicaciones internacionales. Somalia es parte de una crisis que afecta a todo el mundo y es la politización de la religión, que además se manifiesta de una forma agresiva.

¿Cree que las revoluciones árabes pueden inspirar otras revueltas en África?

La mayoría de la gente no creía que estas revueltas árabes se fueran a producir. Esto demuestra que el descontento es tan profundo que se necesita muy poco para desatar una insurrección. Los países que llevan décadas de totalitarismos, con dinastías aferradas al poder en la que los hijos son educados para ser dictadores, están condenados al fracaso. Ya no vivimos en la Edad Media. En las sociedades en las que sus ciudadanos tienen al menos la sensación de vivir en democracia es menos probable que se produzcan estas revoluciones.

'El descontento era tal que hacía falta muy poco para desatar la rebelión'

Usted ha escrito mucho sobre dictadores. ¿Qué tienen en común?

La mayoría usa la ideología como una tapadera. En realidad, no creen en nada. Creo que el fenómeno del ansia de poder está poco estudiado por los filósofos y los sociólogos. El poder es algo que muchos pensadores han obviado. El poder nos afecta a todos. Afecta a cualquiera que tenga un mínimo margen de poder; incluso al funcionario de aduanas que decide si te da o no un visado de entrada cuando viajas. Es una adicción.

¿Por qué dice que el camino a la democracia es más un maratón que un sprint?

!'La politizaciónde la religión es una crisis que afecta a todo el mundo'

Porque para vencer a una dictadura hay que estar preparado para la lucha. Una lucha que puede implicar tener que recurrir a las armas y que suele ser larga, y para la que hay que prepararse de una manera metódica. No hay atajos. La caída de un dictador no quiere decir que se haya terminado la dictadura. Siempre habrá amenazas. En Egipto, los que pueden perder poder e influencia se resistirán. Los extremistas también estarán pendientes de intentar acaparar el máximo poder.

¿Qué le parece la crisis financiera mundial?

En Nigeria había un gobernador de un Estado que fue detenido por los militares. Bajo su cama encontraron millones y millones de nairas (la moneda oficial nigeriana). Cuando le preguntaron por el dinero dijo: 'Esta es la casa del gobernador, este es el dinero estatal y no creo en los bancos'. Y yo pienso que el tipo tenía razón [risas].