Público
Público

Cameron: BP debe continuar como compañía estable y fuerte

El Primer Ministro Británico afirma entender la frustración de los norteamericanos con la petrolera y asegura estar de acuerdo en que debe pagar los costes del vertido

Publicidad
Media: 0
Votos: 0
Comentarios:

Cameron indicó hoy que entiende la frustración en Estados Unidos contra la compañía BP por su responsabilidad en el vertido. Tras la reunión en la Casa Blanca con el presidente norteamericano, Barack Obama, aseguró que está de acuerdo en que la empresa debe pagar los costes del vertido y limpiar la mancha negra.

Sin embargo, Cameron también matizó que la petrolera es 'una compañía importante y a nuestros dos países les conviene que siga siendo una empresa estable y fuerte'.

El Primer Ministro británico hizo alusión a las críticas sobre el supuesto papel de BP en la puesta en libertad del autor del atentado de Lockerbie, el libio Abdelbaset al Megrahi. Recordó que aquella excarcelación 'fue una decisión del gobierno autónomo escocés, no de la petrolera'.

Por su parte, Obama declaró que dará 'la bienvenida' a cualquier nueva información que se dé a conocer sobre cómo se produjo la puesta en libertad de Al Megrahi, al que se devolvió a Libia porque supuestamente sufría un cáncer de próstata terminal.

Al Megrahi, el único condenado por el atentado que costó la vida a 270 personas al estallar un avión estadounidense cuando sobrevolaba la localidad escocesa de Lockerbie en 1989, sigue vivo un año después y en libertad en Libia, sin que se hayan detectado indicios de un deterioro serio de su salud. Los medios británicos han publicado que BP presionó a favor de aquella liberación pues buscaba concesiones petroleras en aguas libias.

En su día, tanto Cameron (entonces líder de la oposición) como el Gobierno de EEUU criticaron duramente la decisión del gobierno autónomo escocés, al considerar que Al Megrahi debía haber cumplido plenamente su condena de cadena perpetua. Sin embargo, el Primer Ministro británico se declaró en contra hoy de abrir una investigación sobre la liberación del terrorista libio, al indicar que 'no necesito una investigación para decirme que fue una mala decisión'.

Sí se mostró abierto a la posibilidad de publicar más documentación acerca del caso y prometió 'la colaboración adecuada' con el Senado de EEUU, que celebrará una audiencia sobre aquella puesta en libertad y el papel que BP pudo desempeñar. Obama se mostró de acuerdo con el primer ministro en que 'cuando contemos con todos los datos' sobre aquella decisión 'quedará claro que es una decisión que nunca debió haberse tomado'.

El primer ministro británico terminará su visita a EEUU el miércoles en Nueva York, donde se reunirá con el secretario general de la ONU, Ban Ki Moon, y asistirá a la cena que le ofrece el alcalde de esa ciudad, Michael Bloomberg.